• TÚNEZ |
  • |
  • |
  • AFP

Una tensa situación reinaba el domingo en Túnez, tras manifestaciones en las que se exigía la salida de funcionarios nombrados por el derrocado presidente Ben Alí, y nuevos episodios de violencia el sábado en Kef (centro-oeste), que dejaron cuatro muertos.

Una calma precaria volvió hoy a la ciudad de Kef, al día siguiente de violentos enfrentamientos entre manifestantes que reclamaban la destitución del jefe de la policía local y de las fuerzas de seguridad, según testigos y fuentes sindicales.

"Esta mañana (domingo) hay tranquilidad. Según testimonios de vecinos y de fuentes médicas, al menos cuatro personas murieron y unas 15 resultaron heridas", declaró Adfelatif Buguera, sindicalista contactado por teléfono.

Buguera dijo haber visto el sábado por la noche a dos manifestantes morir por disparos del jefe de la policía local, Jaled Ghazuani.

El sábado, cientos de habitantes de Kef que exigían la salida de Ghazuani, acusado de abusos de poder, "incendiaron la comisaría" y "saquearon" la sede local del RCD (ex partido en el poder), y la residencia del comisario Ghazuani, según varios testigos contactados por teléfono.

La manifestación degeneró cuando Ghazuani abofeteó a una manifestante. "Ghazuani fue perseguido por algunos habitantes y empezó a disparar. Dos personas murieron en el acto", explicó Jammii el Rabhi, otro sindicalista.

Otros dos manifestantes murieron a consecuencia de sus heridas durante la noche, según fuentes sindicales y testigos.