• PHNOM PENH |
  • |
  • |
  • AFP

Nuevos enfrentamientos se registraron el domingo entre Camboya y Tailandia, por tercer día consecutivo y a pesar de un alto el fuego anunciado la víspera, cerca de un templo reivindicado por ambas partes en una zona fronteriza, según responsables militares de ambos países.

En una declaración en la televisión estatal, el primer ministro camboyano Hun Sen recurrió el domingo a la ONU para pedirle que ayude a que "cese la agresión" tailandesa que "amenaza gravemente la paz y la estabilidad en la región".

De su lado, el portavoz del gobierno tailandés Panitan Wattanayagorn aseguró que Camboya había comenzado a "atacar". "Lo que hacemos es proteger nuestro país, nuestra soberanía", aseguró.

Ambos países culpan a su vecino de los enfrentamientos, que se iniciaron el viernes.

El gobierno camboyano acusó por su parte a la artillería tailandesa de haber dañado el templo jemer de Preah Vihear, declarado patrimonio mundial por la UNESCO y que los dos países reivindican.

"Un ala de nuestro templo de Preah Vihear se derrumbó", aseguró un responsable militar citado en un comunicado del gobierno.

La frontera entre Camboya y Tailandia nunca fue delimitada totalmente, lo que alimenta diferendos que han dado lugar a varios incidentes armados con víctimas mortales en 2008 y 2009.

En esta ocasión, la disputa se cristalizó en torno del templo de Preah Vihear, ruinas del siglo XI cuya soberanía corresponde a Camboya, según una decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 1962.

Pero los tailandeses controlan sus principales accesos y muchos sectores siguen sin ser delimitados, por ejemplo una zona de 4,6 km2 adyacente al templo.

Los enfrentamientos del domingo se iniciaron hacia las 18H30 hora local (11H30 GMT), luego de que ambos países anunciasen que negociaban para calmar la tensión, al día siguiente de un frágil alto el fuego.

En los enfrentamientos de los dos primeros días, los más violentos que hayan opuesto a los dos ejércitos desde 2008, murieron al menos cinco personas: un soldado y un civil tailandeses y dos soldados y un civil camboyanos.

Los medios de prensa de ambos países afirman que el balance es más grave: los diarios de Tailandia hablan de 64 soldados camboyanos muertos, mientras que en Camboya los periódicos se refieren a 30 víctimas mortales entre las fuerzas tailandesas.

Miles de personas de ambos países han huído de la zona donde tienen lugar los enfrentamientos.