• EL CAIRO /AFP |
  • |
  • |

El movimiento islamista de los Hermanos Musulmanes, hasta ahora bestia negra del régimen del presidente Hosni Mubarak, inició este domingo un diálogo inédito con el poder en Egipto, donde miles de manifestantes se concentraron por 13º día consecutivo en El Cairo.


El poder volvió a reunirse el domingo con la oposición para encontrar una salida a la crisis que paraliza el país desde el 25 de enero, cuando se iniciaron las protestas para pedir la renuncia de Mubarak, pero esta vez, los Hermanos Musulmanes se sumaron a las conversaciones, por primera vez en medio siglo.


Tras el encuentro, los participantes acordaron realizar “una transición pacífica del poder basada en la Constitución”, anunció el portavoz del Gobierno Magdi Radi. Pero los Hermanos Musulmanes anunciaron que las reformas propuestas por el régimen eran insuficientes.


Según una persona que participó en el diálogo entre oposición y gobierno, y que habló con la AFP bajo anonimato, todas las reivindicaciones de la oposición no fueron aceptadas, principalmente la que pedía que los responsables de la violencia del miércoles y del jueves fuesen llevados ante los tribunales.


“Todos los participantes en la reunión observaron un minuto de silencio en memoria de los mártires durante las manifestaciones”, afirmó la agencia oficial Mena. Cerca de 300 personas murieron desde el inicio de la rebelión egipcia, según cifras de la ONU.


Según el portavoz del gobierno, los participantes en el diálogo hallaron el “consenso” sobre “la formación de un comité que incluirá al Poder Judicial y personalidades políticas, para estudiar y proponer enmiendas constitucionales y legislativas antes de la primera semana de marzo”.


En el diálogo participan, además de representantes de los Hermanos Musulmanes, el partido Wafd (liberal) y el Tagamu (izquierda), miembros de un comité de los grupos pro-democracia que lanzaron el movimiento de protesta que exige la salida de Mubarak, así como figuras políticas independientes y empresarios.


Con su participación, los Hermanos Musulmanes toman distancias con Irán, que exhortó al establecimiento de un régimen islámico en Egipto. Quien no fue invitado al diálogo fue Mohamed ElBaradei, Premio Nobel de la paz y figura de la oposición.


Miles siguen congregados en Plaza Tahrir

Mientras tanto, miles de personas volvían a congregarse en la plaza Tahrir, epicentro de las protestas contra Mubarak, en un domingo donde se celebró una ceremonia conjunta entre musulmanes y cristianos. En la capital, paralizada por las protestas durante semana y media, la vida retornaba progresivamente a la normalidad este domingo, con la reapertura de numerosas tiendas y sucursales bancarias.


Este mismo domingo la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, expresó su apoyo a la participación de los Hermanos Musulmanes en las conversaciones políticas.


“Hoy hemos sabido que los Hermanos Musulmanes decidieron participar (en las conversaciones), lo que indica que al menos están implicados en el diálogo que nosotros hemos estimulado”, dijo Clinton a la estadounidense National Public Radio (NPR), desde Alemania. “Vamos a esperar y a ver cómo se desarrollan” las conversaciones, pero “hemos sido muy claros sobre lo que esperamos” de ellas.


Por su parte, el Papa Benedicto XVI declaró que seguía “con atención la delicada situación” en Egipto. “Pido a Dios que esta tierra, bendita por la presencia de la Santa Familia, recupere la tranquilidad y la convivencia pacífica, gracias a un compromiso compartido para el bien común”, afirmó el Papa durante el ángelus dominical en la plaza San Pedro.

Obama quiere “gobierno representativo”
El presidente estadounidense Barack Obama reiteró este domingo que desea una transición “ordenada” y “significativa” en Egipto, que dé paso a un “gobierno representativo”. “El pueblo egipcio quiere libertad, elecciones libres y justas, quieren un gobierno representativo”, dijo Obama a la cadena Fox. “Ya lo hemos dicho: tiene que iniciar una transición ahora”, agregó.


Interrogado sobre si Hosni Mubarak dejará el mando del régimen que ocupa desde hace tres décadas, Obama contestó: “Sólo él sabe lo que va a hacer (...) No va a buscar la reelección. Su período termina este año”.