• MADRID |
  • |
  • |
  • AFP

El partido independentista vasco Batasuna, hasta ahora considerado como la "vitrina política" de ETA, presentó este lunes un nuevo partido político y anunció que "rechaza" en adelante la violencia del grupo armado, esperando poder ir a las elecciones de mayo en el País Vasco.

Ilegalizado desde 2003 por la justicia española a raíz de sus vínculos con ETA, Batasuna presentó una nueva formación que vuelve la espalda sin equívocos a la lucha armada que existe desde hace más de 40 años en el País Vasco (norte) y que ha costado la vida a 829 personas.

El lanzamiento de esta formación llega un mes después del anuncio por parte de ETA de un "alto el fuego" unilateral "general y permanente", en los términos reclamados por Batasuna desde hace meses, y tras un año y medio sin atentados.

El nuevo movimiento "rechaza y se opone al uso de la violencia o a la amenaza de su utilización para el logro de objetivos políticos y eso incluye la violencia de ETA si la hubiera en cualquiera de sus manifestaciones", declaró Rufi Etxeberria, dirigente histórico de Batasuna, que ha hecho este anuncio "histórico" en Bilbao (norte).

Aún no revelan estatutos
Los estatutos del nuevo partido, cuyo nombre no ha sido desvelado aún, serán presentados esta semana en el ministerio del Interior, que tendrá entonces 20 días para dar una primera información sobre su legalidad. "Un rechazo explícito de la violencia y no connivencia de ninguna naturaleza con la misma son consecuencias directas de nuestra apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas", explicó Etxeberria.

El compromiso de Batasuna por una lucha pacífica es definitivo: "No hay marcha atrás", advirtió este responsable, que hablaba como "portavoz de la izquierda abertzale", el movimiento informal que agrupa a los militantes de Batasuna.

Etxeberria indicó, además, que los estatutos del nuevo partido han sido elaborados para ser "conformes" de manera expresa a la "Ley de Partidos" española, que llevó a la prohibición de Batasuna en 2003 y que ilegaliza cualquier partido que "apoye políticamente la violencia y las actividades de grupos terroristas".

El gobierno español no había reaccionado oficialmente a la presentación de este nuevo partido vasco este lunes, pero un dirigente socialista, Marcelino Iglesias, indicó que el ejecutivo se mostrará "exigente". "Es mucho mejor que estén condenando la violencia que apoyando la violencia", afirmó Iglesias, aunque subrayó que "la democracia debe ser muy exigente con estos grupos", en palabras del número tres socialista.

Zapatero se planta duro frente a ETA
En alerta por el sangriento fin de la tregua anterior de 2006, el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero mantiene su línea dura de actuación frente a ETA tras considerar insuficiente el alto el fuego del 10 de enero pasado y reclamar el abandono definitivo y sin condiciones de la lucha armada.

El ejecutivo español, además, se ha mostrado exigente hacia Batasuna pese a las distancias tomadas por la formación respecto a la violencia de ETA.

Para el periodista Gorka Landaburu, experto en el conflicto vasco, Batasuna realmente ha "dado un giro". "Es un avance importante: que la izquierda abertzale rechace cualquier violencia, incluida la de ETA, es algo que no habían hecho hasta ahora", considera Landaburu, director de la revista Cambio 16.

Esta postura de Batasuna llega "en un contexto claro, con las elecciones cercanas" y el objetivo de Batasuna es poder presentarse a los comicios municipales del País Vasco y la vecina Navarra en mayo de 2011, subraya Landáburu.

Pero el gobierno va a "ponerle palos en las ruedas" y "probablemente" va a pedir a la justicia española que verifique con lupa la legalidad del nuevo movimiento, consideró.