•   PANAMÁ / AFP  |
  •  |
  •  |

Los enfrentamientos entre policía e indígenas panameños opuestos a la reforma del código minero alimentan el temor a un estallido social si el Congreso aprueba el proyecto del presidente Ricardo Martinelli, que busca impulsar la inversión extranjera y es rechazado por estudiantes y ecologistas.


Las protestas se multiplican y aumentan en beligerancia, como los enfrentamientos del lunes entre policías y centenares de indígenas en San Félix (suroeste) que terminó con 19 detenidos y una docena de heridos, entre ellos niños, por balas de goma e inhalación de gases lacrimógenos.


“No se va a hacer nada que tenga que ver con destruir el ambiente y los ríos, lo único que se está buscando es que el Estado tenga más recursos”, dijo ayer martes Martinelli al canal Telemetro, al justificar el proyecto que busca incentivar la inversión extranjera en el sector.


“El gobierno de Ricardo Martinelli no entiende que las cosas se tienen que consultar y que las leyes no se pueden pasar por encima de la población”, dijo a la AFP el líder opositor Mitchel Doens, del Partido Revolucionario Democrático (PRD, socialdemócrata).


El ejecutivo presentó en el Congreso, de mayoría oficialista, una propuesta de reforma a un código minero de 1963 para atraer inversión de multinacionales, principalmente de Corea del Sur, Singapur y Canadá, que ya mostraron interés por el negocio en Panamá.