•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Nicaragua puso en marcha esta semana un plan de combate a la trata de personas, delito que afecta a jóvenes de familias pobres, vendidas y esclavizadas con fines sexuales o laborales, y cuyo real alcance se desconoce por la ausencia de cifras confiables.

El plan es impulsado por la Coalición Nacional contra la Trata de Personas, que dirige el Ministerio de Gobernación con apoyo de policía, migración, fiscalía y "organizaciones que trabajamos en el tema", declaró Brenda de Trinidad, de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

La campaña persigue atender, prevenir, y proteger a las víctimas de este delito, uno de los ilícitos mas lucrativos, después del tráfico de drogas y de armas. Los casos "aparentemente han aumentado, pero considero que lo que ha ocurrido es que hay mayor conocimiento del tema, mayor visibilidad, mayor denuncia de casos que antes", estimó Trinidad.

Problema grave

Estudios realizados hace cuatro años por Save the Children indican, sin embargo, que "el problema es más grave" de lo que se cree, según reportes de prensa. "Es por eso que el gobierno ha priorizando" la persecución de este delito, cuya pena máxima es de 12 años de cárcel, subrayó Trinidad.

"La gente no denuncia por temor", porque los "que se dedican a eso conocen muy bien" a la víctima y su familia, dijo a la AFP el asesor jurídico del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Gonzalo Carrión.

Nicaragua, el segundo país más pobre del hemisferio después de Haití, es un mercado fértil para estas mafias que reclutan jóvenes necesitadas incluso en centros académicos, ofreciéndoles trabajos como meseras o modelos. Las víctimas proceden generalmente "de estratos medios y bajos", sobre todo de "sectores poblacionales con menos oportunidades de estudios, de trabajos, de acceso a la salud y a la información", explicó Trinidad.

Promesa de buena paga
Muchas nicaragüenses son llevadas con promesas de buena paga a Guatemala, El Salvador, Belice y México. Cuando llegan les quitan sus documentos, las violan y mantienen cautivas bajo amenaza. Otras van a dar a empleos mal renumerados en Costa Rica o Panamá.

También "las vuelven adictas para que puedan soportar el calvario que van a vivir, y si no quieren hacerlo en el primer momento las violan bajo efecto de la droga, según han contado diferentes víctimas", aseveró el responsable de Trata, de Casa Alianza Nicaragua, Merardo Solís, a la AFP.

Las zonas más "vulnerables" a la trata son los departamentos fronterizos con Honduras, como Chinandega, donde recientemente fueron capturados tres nicaragüenses que trasladaron bajo engaño a cuatro muchachas a un burdel de Palo Gordo, Guatemala, informó la Fiscalía.

Mercado interno
Pero también existe un mercado interno aún mayor sobre el cual nadie habla, que involucra principalmente a jóvenes del campo que emigran a la ciudad en busca de oportunidades, relató Solís, quien afirma que en los últimos cinco años atendió a 90 menores de 18 años en esas condiciones.

Ese fue el caso de una joven de 16 años entregada por su propio novio en un bar de un centro turístico al que ambos se habían mudado para vivir juntos. "Primero le pidieron que limpiara el local" y después "que se acostara con los clientes (..) ella trató de no ser abusada sexualmente pero la comenzaron a presionar y amenazar", relató Jorge Cuadra, también de Casa Alianza Nicaragua,

Al cabo de un año logró huir y denunciar a sus verdugos, entre ellos un extranjero. Hoy están en la cárcel, lo que no les impide amenazarla telefónicamente.

Parte de las víctimas son rehabilitadas por Casa Alianza y la OIM, donde llegan "destrozadas" psicológicamente o contagiadas con alguna enfermedad como el papiloma humano.