•   CARACAS /AFP  |
  •  |
  •  |

El Parlamento venezolano retomó su función de controlar al Ejecutivo en una acalorada sesión en la que diputados opositores exigieron a ministros del presidente Hugo Chávez respuestas concretas para los problemas del país, una imagen inédita en los últimos años.


La creciente inseguridad y la ausencia de cifras oficiales de víctimas, la compra de armamento, la presencia cubana en el ejército, la libertad de expresión o el destino de los ingresos petroleros centraron el debate.


Para el gobierno venezolano, comenzando por Chávez, la comparecencia de los ministros fue un “ejercicio de democracia”, pero para la oposición, que ostenta desde enero el 40% de los escaños, los ministros evadieron preguntas y “maquillaron” cifras.


“Ha sido una tremenda jornada el debate en la Asamblea Nacional. ¡El que tenga ojos que vea!”, escribió Chávez en su cuenta en la red social Twitter.


El retorno de la oposición venezolana a la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) donde no estaba presente desde 2005, cuando decidió no participar en las elecciones, ha avivado el control del Ejecutivo por parte del poder legislativo, reconocido en la Constitución.


Pero durante el debate, dos visiones opuestas de país y de forma de gobernar chocaron frente a frente.


“Dimos cifras, dimos datos, reconocimos errores (...) Sin embargo, vemos que recurrentemente se dice que no hemos respondido”, lamentó el vicepresidente Elías Jaua.