•   BOGOTÁ / EFE  |
  •  |
  •  |

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos afirmó ayer que el Gobierno y las Fuerzas Armadas “saben perfectamente” dónde se oculta el jefe máximo de la guerrilla de las FARC, “Alfonso Cano”, y que le están “respirando en la nuca”.
“Las fuerzas militares y el Gobierno saben perfectamente en qué área está “Cano”. Le estamos respirando en la nuca. Ese bandido cae, como cayó el (ex jefe militar de las FARC) “Mono Jojoy”, dijo Santos durante un acto en Villa de Leyva, en el departamento de Boyacá (este).


El mandatario respondió así a versiones de prensa que sugieren que Guillermo León Sáenz, alias “Alfonso Cano” y máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pudo haber aprovechado la frustrada liberación de dos rehenes el pasado domingo en el Tolima (centro) para cambiar de escondite.


Santos en una entrevista a CNN, señaló que era “posible” que las FARC hubieran aprovechado la suspensión de las operaciones militares en la zona donde iba a darse la liberación del policía Guillermo Solórzano y el militar Salín Sanmiguel, que finalmente se logró ayer para mover a “Cano”.


Descartó que los helicópteros prestados por Brasil para llevar a cabo ese operativo se hayan utilizado para sacar a “Cano” del Tolima y llevarlo a otra región.
“No hay tal que los helicópteros se utilizaron para sacarlo, pues sabemos exactamente por dónde está (...) Ni bobos que fuéramos que vamos a permitir hacer operaciones en un área donde esté él (‘Cano’) y vayamos a facilitar que se nos escape”, indicó.

Lo persiguen de cerca
Añadió: “Vamos a continuar, vamos detrás de él, respirándole en la nuca, como le estamos respirando en este momento”.


El Presidente también rechazó que desde su país o en el exterior le fijen pautas para entablar negociaciones de paz con las guerrillas de las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), y advirtió que para un eventual diálogo “la puerta está cerrada y sólo se abrirá bajo condiciones”.


El miércoles, con la entrega de Solórzano y Sanmiguel, concluyó un proceso que ha permitido liberar en total a seis secuestrados, liderado por la ex senadora Piedad Córdoba y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).


El objetivo de Córdoba a partir de ahora, es lograr avanzar hacia un posible diálogo entre el Gobierno y las guerrillas para poner fin al conflicto armado, condicionado por Santos a que los insurgentes abandonen el terrorismo y el secuestro.


“Yo, como Presidente de la República, quisiera poder ser registrado ante la historia como el presidente que logró finalmente la paz en este país. Pero sé que ahí hay que caminar con pies de plomo, con inteligencia”, remarcó Santos.