•   Redacción Internacional / EFE  |
  •  |
  •  |

Las manifestaciones en demanda de un cambio político continúan en Bahréin, Libia, Argelia y Yemen, mientras en Túnez los presos políticos fueron amnistiados.
En Bahrein, miles de manifestantes volvieron a tomar la plaza de la Perla poco después de que el mando general de las fuerzas armadas anunciara que había ordenado a los efectivos y unidades militares que regresaran a los cuarteles.
La vuelta de los militares a los cuarteles coincide con una nueva llamada del príncipe heredero de Bahréin, jeque Salman bin Hamad al Jalifa, a la oposición para “tratar todos los asuntos con sinceridad”.


El jeque Salman bin Hamad al Jalifa pidió también a las fuerzas de seguridad y a los manifestantes que se retiren de los lugares donde hay concentraciones para evitar enfrentamientos, según la agencia oficial, BNA.


El príncipe “pidió a todas las fuerzas de seguridad que se retiren inmediatamente de las zonas de congregación y a los presentes que se retiren para evitar enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes”, según la agencia.

Abren fuego contra manifestantes

En Libia, entre tanto, la policía abrió fuego contra los manifestantes en Mosrata, tercera ciudad del país. Abderrahman Souihli, profesor universitario de esa ciudad, aseguró a la cadena de televisión Al Yazira que decenas de jóvenes se lanzaron a la calle para exigir un cambio de régimen y la salida del poder de Muamar al Gadafi.


Las fuerzas policiales respondieron violentamente a la manifestación y, según declaró el profesor, ocho personas fueron alcanzadas por balas. “Ignoro si hay muertos, pero están gravemente afectados”, añadió.


El activista de derechos humanos, Mohamed Sedaka, aseguró a la cadena de televisión qatarí, que la ciudad de Bengasi se encuentra desde última hora de la mañana “totalmente bajo control” de los manifestantes contrarios al régimen de Gadafi que lleva 41 años en el poder.

Diputado argelina gravemente herido
En Argelia, el diputado de la opositora Reagrupación por la Cultura y la Democracia (RCD) Tahar Besbes resultó ayer gravemente herido por las fuerzas policiales durante las protestas en Argel en demanda de cambios en el régimen, informó a Efe el portavoz de esa fuerza política, Mohcen Belabés.


Centenares de policías trataron de impedir en las calles adyacentes a la plaza del Primero de Mayo, en el centro de Argel, que los manifestantes iniciaran una marcha en demanda de reformas. Los manifestantes corearon: “poder asesino”, “abajo la opresión” y otras consignas contra el régimen y el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika.


Entre estos se encontraba el presidente de honor de la Liga Argelina de Defensa de los Derechos Humanos (LADDH), Ali Yahia Abdenur, abogado de 91 años, que se ha convertido en la voz más respetada de la contestación en Argelia.
La presencia y el control policial fue ayer más intenso y efectivo que el pasado sábado, cuando cerca de 3.000 personas consiguieron concentrarse durante horas en una calle cercana a la plaza, en lo que supuso la primera gran protesta en la capital desde hace años.


En Yemen, en la Universidad de Sana de la capital de Yemen hubo disturbios que ocasionaron un muerto. Mientras tanto, en Túnez entró en vigor la amnistía general para los presos políticos según un decreto firmado por el presidente tunecino interino Fuad Mebaza.

Ministro del Interior iraní advierte
Entre tanto en Teherán, la capital de Irán, el ministro iraní del Interior, Mustafa Mohamad Nayar, insistió en que las fuerzas de Seguridad harán frente a las protestas en el país, que el régimen califica de ilegales. La advertencia se produce 24 horas antes de una nueva jornada de movilización convocada por la oposición reformista, que ya salió a la calle el pasado lunes tras meses de silencio.


“El Ministerio del Interior hará frente a los secesionistas y a los líderes de la sedición de acuerdo con las leyes” de la República Islámica, afirmó Nayar, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias local Fars, al tiempo que repitió la acusación de que las manifestaciones están planeadas y espoleadas por países occidentales como Estados Unidos, que se apoyan en grupos de oposición iraní en el exilio.


“El movimiento secesionista tiene un patrón triangular construido a través de la colaboración de los terroristas del grupo Muyahidin Jalq (Combatientes del Pueblo), los monárquicos y otras organizaciones ilegales con el objetivo de vengarse de la nación iraní”, apostilló.


La oposición iraní retomó el lunes la calle tras meses de silencio con una manifestación de apoyo a los alzamientos del norte de África, que fue ilegalizada por las autoridades y reprimida por las fuerzas de Seguridad.

Convocan a protestas en Marruecos
Mientras en Rabat, Marruecos, se esperaba la celebración de la primera convocatoria de protestas en las principales ciudades del país tras el estallido de las revueltas en los países árabes, en una jornada que los organizadores han bautizado como Día de la Dignidad.


Mientras partidos políticos y medios de comunicación lanzan el mensaje prácticamente unánime de que el caso marroquí es diferente al de los demás países árabes, los jóvenes convocantes de las protestas a través de Facebook -el Movimiento 20 de Febrero- insisten en que su país necesita ya “una Constitución democrática”.


Hasta hoy, internet ha sido el principal campo de batalla entre los partidarios de una profunda reforma constitucional y quienes defienden una monarquía ejecutiva, como la actual, al tiempo que alertan sobre los riesgos de la inestabilidad.


El Marruecos oficial ha reconocido el derecho a las manifestaciones, sobre todo si son sociales, pero ha sembrado dudas sobre los convocantes de las protestas, más aún después de que el ilegalizado movimiento islamista Al Adl wal Ihsan (Justicia y Caridad) anunciase que va a participar en ellas.