•   Tegucigalpa / EFE  |
  •  |
  •  |

La Iglesia Católica de Honduras expresó su preocupación por “la acumulación de conflictos de toda clase” en el país, desde la violencia y el narcotráfico hasta la corrupción, el desempleo y un modelo económico “excluyente”.


Sin embargo, también destacó, en un comunicado divulgado en la prensa local, que ve “con optimismo el que en Honduras se haya avanzado, aunque lentamente, hacia una reconciliación” después de la crisis por el golpe de Estado en 2009 al presidente Manuel Zelaya. En este sentido, “crece el deseo de buscar la verdad que nos irá liberando de posturas intransigentes”, dijo la Conferencia Episcopal de Honduras (CEH), integrada por todos los obispos del país.


“Pero queremos compartir algunas de las preocupaciones que nos provoca la realidad nacional ante la acumulación de conflictos de toda clase que vivimos en la actualidad”, señaló la CEH. Esos problemas “están paralizando nuestra sociedad y nos impiden avanzar por el camino de una democracia participativa y representativa”, remarcó.


Mencionó entre ellos “la politización, la corrupción a todos los niveles, la violencia doméstica y la que es consecuencia del crimen organizado y en especial del narcotráfico, de la delincuencia común, la exclusión, la falta de justicia, la migración”.


Además, “la polarización de la sociedad que dificulta la gobernabilidad, los problemas de la educación, los problemas de tenencia de la tierra que ya han provocado la muerte de campesinos, el desempleo y un largo etcétera”, agregaron los obispos.


Cuestionaron, asimismo, que “el modelo económico actual es excluyente y dificulta el crecimiento de los pequeños y medianos empresarios”, aunque refirió que “se anuncian proyectos que pueden ayudar a despegar hacia el desarrollo que urgentemente” necesita el país.


“Los indicadores del desarrollo humano de nuestro país muestran que la gran mayoría de la población no tiene acceso adecuado a vivienda digna, atención médica y medicinas, alimentación adecuada y educación de calidad”, remarcó la Conferencia Episcopal.


Elevado desempleo

“Entre las causas del elevado desempleo podemos señalar el bajo nivel de capacitación profesional de la fuerza laboral activa y la falta de seguridad que dificulta la inversión”, añadió. La CEH exhortó “a los empresarios y a los sectores del poder económico a poner en práctica una economía solidaria que puede ser una respuesta a esta difícil situación”.


“Todo esto”, enfatizó, “se refleja en la migración, tanto del campo a la ciudad como desde Honduras hacia otros países, con todas las consecuencias negativas y dolorosas que ya conocemos”, pues muchos hondureños sufren abusos o son asesinados en sus recorridos.


La Iglesia hondureña propuso, “como camino de solución al problema de la marginación y la exclusión, un pacto social incluyente que supere los privilegios de unos pocos que se enriquecen más y más cada día y el empobrecimiento de las mayorías”.