•   Rabat / EFE  |
  •  |
  •  |

Grupos de alborotadores e incontrolados han protagonizado disturbios en varias ciudades marroquíes dentro de la jornada de protestas que vive todo el país para reivindicar reformas democráticas, y que fue convocada por un grupo de jóvenes a través de internet.


Los sucesos más graves se han registrado en las ciudades de Larache (noreste del país) y Alhucemas (norte) donde se han producido saqueos de agencias bancarias, ataques con piedras a comisarías y a comercios, e incendios de vehículos.


Una portavoz del Movimiento 20 de Febrero --que convocó la protesta a través de la red social Facebook-- aseguró a Efe que el grupo ha decidido detener la manifestación en Rabat para prevenir una deriva violenta y con el fin de desvincularse de los incidentes.


En la localidad rifeña de Alhucemas, los manifestantes prendieron fuego a la sede de la municipalidad y a dos vehículos de Policía, y apedrearon una comisaría, según testigos presenciales.


Najim Hidush, activista asociativo local, aseguró a Efe por teléfono que “los organizadores perdieron el control de los manifestantes cuando éstos se enfrentaron a las fuerzas del orden, que usaron gases lacrimógenos”. Hidush agregó que la mayoría de los incontrolados son jóvenes que han llegado a la ciudad expresamente para la manifestación, procedentes de las zonas rurales alrededor de Alhucemas.


Fuentes de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos añadieron que también han sido atacados la sede del partido gobernante Istiqlal, el ayuntamiento y la subprefectura de la ciudad.


En Tánger, decenas de jóvenes incontrolados destruyeron las fachadas de una discoteca y de un restaurante en el paseo marítimo, además de la cristalera y las sillas de varios cafés en el centro de la ciudad, según informó a Efe Mohamed Elgul, periodista en medios locales.

Jóvenes descontrolados

Elgul añadió que “después del anuncio del fin de la manifestación, varios menores de edad se quedaron en las calles y sabotearon una oficina de la empresa francesa de distribución de electricidad y agua, Amendis, la fachada del supermercado de la cadena Acima, además de una agencia del operador de telecomunicaciones Maroc Telecom, en el centro de Tánger”.


La misma fuente agregó que en Tetuán los jóvenes descontrolados apedrearon dos oficinas de Amendis y fachadas de al menos cinco cafés. Mientras, testigos presenciales relataron a Efe que hoteles y restaurantes en el casco histórico de Larache han sido objeto de saqueos por un grupo de manifestantes.


Fuentes de las autoridades locales agregaron que la Policía ha detenido a algunos de los agitadores, en tanto que uno de los organizadores de la manifestación en Marraquech (sur), que pidió permanecer en el anonimato, dijo a Efe que desde las 13.00 hora local (misma hora GMT) las manifestaciones “sufrieron la presencia de grupos de jóvenes que no respetaron su carácter pacífico”.


Explicó que casi un centenar de jóvenes llegaron a la manifestación y comenzaron a lanzar piedras contra locales comerciales situados en las zonas aledañas, incluido un restaurante McDonald’s y una tienda de la cadena española de ropa Zara.