•  |
  •  |

La escalada del precio del petróleo a raíz de la revuelta en Libia, que está afectando ya a la producción de ese importante suministrador de hidrocarburos a Europa, ha agitado el fantasma de la crisis de 2008.

Los ministros de la OPEP presentes hoy en Riad en una reunión extraordinaria del Foro Internacional de Energía (FIE) intentaron disipar esos temores y aseguraron que la situación actual del mercado petrolero dista mucho de parecerse a la de 2008.
"Quiero hacer hincapié en el hecho de que no estamos en 2008", dijo el ministro saudí de Petróleo, Ali I. Al Naime, en rueda de prensa.

"No hay escasez en términos de la oferta. Todos reconocen que los inventarios están en un nivel muy confortable" y que la OPEP, y en especial Arabia Saudí, tiene posibilidad de reaccionar", indicó. Con este argumento aludió al hecho de que en la primera mitad de 2008 todos los productores de crudo en el mundo bombeaban al máximo de su capacidad y no tenían reserva para reaccionar frente a un eventual corte de producción. Ahora, ante las revueltas en Libia, dicen que pueden hacerlo, aunque de momento no lo ven necesario.

Está por ver si este mensaje enviado desde Riad logrará tranquilizar a los mercados, después de que la petrolera hispano-argentina Repsol YPF anunciara hoy que suspende su actividad en Libia y que la francesa Total y la italiana ENI decidieran reducir significativamente su producción.

El Centro de Estudios Globales sobre la Energía (CGES), con sede en Londres, cree que en estos momentos la OPEP prefiere el riesgo de que los altos precios dañen la economía y golpeen la demanda de su propio crudo.

"Los gobiernos de varios países de la OPEP sienten la necesidad de un rápido aumento de sus ingresos, pues buscan incrementar los gastos sociales y de seguridad ante la ola de protestas en el norte de África y Oriente Medio, y la mejor forma de lograrlo es a través de precios más altos (del crudo)", señaló el CGES en un informe publicado ayer.

El barril de Brent, el de referencia para Europa, superó los 100 dólares a fines de enero en reacción a la revuelta en Egipto, que despertó el temor a un bloqueo del Canal de Suez, por donde pasan 2,5 millones de barriles de crudo cada día.

Ese temor resultó infundado, pero el miedo a un efecto dominó que afecte a la producción de otros países de la región se ha hecho realidad en Libia.

El barril de Brent llegó a comerciarse hoy a 108,57 dólares en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) de Londres, aunque al cierre bajó hasta 105,78.
El WTI, que en las últimas semanas se mantuvo moderado y muy por debajo del Brent, se disparó un 8,5 por ciento en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) al cerrar a 93,57 dólares/barril. Y el barril de referencia de la OPEP se vendió a 100,59 dólares el lunes, según calculó hoy el grupo petrolero.

El valor medio de la llamada "cesta-OPEP" se sitúa, en lo que va de 2011, en los 94,93 dólares, superando no sólo los promedios anuales de 2009 (61,06 dólares) y 2010 (77,45 dólares), sino también la media anual, hasta ahora récord, de 94,45 dólares, batida en
2008.

A principios de 2008 el precio del barril, tanto del Brent como del Petróleo Intermedio de Texas (WTI), superó los 100 dólares y siguió escalando, récord tras récord, hasta rozar los 150 dólares en julio.

En los meses siguientes se desplomó a raíz de la caída de la demanda causada por la crisis financiera mundial, y en diciembre cotizaba a 40 dólares.