•   París  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) elevó la cifra de muertos en Libia hasta 640 personas de las que 130 son militares de la región de Bengasi ejecutados por sus oficiales por negarse a disparar contra la población.

La presidenta de la FIDH, Souhayr Belhassen, aseguró en declaraciones que la cifra que maneja su organización responde a un balance de muertos "contados uno por uno" gracias a informaciones que provienen de fuentes médicas y militares sobre el terreno. Belhassen señaló que 275 personas habrían muerto en Trípoli y otras 230 en Bengasi, de los que 130 serían "militares ejecutados por sus oficiales por negarse a disparar contra la población" que protesta contra el régimen de Muamar el Gadafi.

La FIDH considera los asesinatos se producen de forma "sistemática y generalizada", agregó Belhassen, por lo que solicitan la intervención de la Corte Penal Internacional (CPI) porque entiende que "hay crimen contra la humanidad".

Las cifras de la FIDH son inferiores a las de algunas fuentes, que hablan de miles de muertos. Así, en declaraciones a la página web de la revista "Le Point", el médico Gérard Buffet, que acaba de ser repatriado de Libia tras pasar un año y medio trabajando en el Centro Médico de Bengasi, en el este del país, eleva la cifra de fallecidos a "más de 2.000" sólo en la región en la que se encontraba.

"venimos del infierno"
"En total, creo que hay más de 2.000 muertos" en Bengasi, la segunda ciudad del país, aseguró el doctor, quien explicó a esa publicación que la ciudad fue atacada el jueves. Las ambulancias de su centro médico "contaron el primer día 75 muertos, el segundo 200 y después más de 500", explicó Buffet, de 60 años. "Venimos del infierno. A partir del miércoles 16 constatamos un frenesí en la población, la gente estaba segura de que el Ejército iba a atacar. Las fuerzas de represión incluyen a la policía y al Ejército, pero sobre todo a mercenarios chadianos y nigerinos" entrenados en el desierto y "muy bien preparados y equipados".

Según el testimonio del médico repatriado, se veía pasar a esos mercenarios en vehículos todoterreno "armados hasta los dientes". "Es imposible saber cuántos son. Unos dicen 5.000 otros 50.000. Son máquinas de matar", añadió.

Entre Tobruk y Derna, dos ciudades situadas en el este del país y separadas por poco más de 100 kilómetros, los mercenarios "han cometido una verdadera masacre" de "más de un millar de muertos", agregó Buffet.

Diez mil muertos
Por su parte, en declaraciones a la cadena de televisión Al Arabiya, el miembro libio de la Corte Penal Internacional (CPI), Sayed al Shanuka, ha elevado a diez mil las personas que han muerto en Libia desde el inicio de las protestas populares contra el régimen de Muamar el Gadafi.

En unas declaraciones a la cadena desde París, Al Shanuka, quien no indicó si hablaba en nombre de la CPI, también señaló que los heridos pueden llegar a cerca de 50.000.

Al Shanuka, de nacionalidad libia y presidente de la Comisión de Justicia y Democracia de la CPI, según Al Arabiya, subrayó que "en estos regímenes dictatoriales el pueblo no puede manifestarse".

A su vez, el Gobierno libio afirmó anoche que los muertos por los disturbios que sacuden Libia en los últimos días suman 300, de los que 189 son civiles y otros 111 miembros de las fuerzas de seguridad, militares o policías.