•   TEHERÁN / AFP  |
  •  |
  •  |

Violentos enfrentamientos estallaron ayer martes en el centro de Teherán entre fuerzas de seguridad y manifestantes que reclaman la liberación de dos líderes de la oposición, Mir Hosein Musavi y Mehdi Karubi, según los sitios Web de ambos.
Los enfrentamientos ocurrieron cuando las fuerzas de seguridad, masivamente desplegadas en la capital trataron de impedir varias manifestaciones, según el sitio Kaleme.com de Musavi, que destaca la presencia de “una gran cantidad de manifestantes”.


Según Kaleme y Sahamnews -el sitio de Karubi-, se lanzaron “gases lacrimógenos” y hubo “ataques masivos” y “particularmente violentos” de las fuerzas del orden contra “pequeños grupos y algunas centenas de personas que se concentraron de manera esporádica” alrededor de la Universidad de Teherán y la gran plaza Azadi.


Varios manifestantes fueron arrestados durante estos enfrentamientos, según otro sitio Web de la oposición, Rahesabz.


Sin embargo, el sitio del diario gubernamental de Irán desmintió la existencia de incidentes y afirmó que “todas las informaciones que vienen de distintos barrios de Teherán hablan de una situación tranquila y normal”.


Los corresponsales de la prensa extranjera en Irán no están autorizados a cubrir las manifestaciones de la oposición.

Convocatorias virtuales
Varios sitios de la oposición habían llamado a los partidarios del ex primer ministro Musavi y del ex presidente del Parlamento Karubi, a manifestarse para reclamar la liberación de ambos líderes de la oposición reformadora iraní.
Esta manifestación, la tercera en dos semanas, fue prohibida por las autoridades, como todas las anteriores desde los conflictos que se generaron tras la polémica reelección del presidente Mahmud Ahmadinejad en junio de 2009.


Musavi y Karubi fueron puestos en arresto domiciliario la semana pasada por el Gobierno. Pero según sus allegados, en estos últimos días los dos jefes de la oposición fueron detenidos y encarcelados. Las autoridades judiciales iraníes desmienten esta información.


Los dos ex dirigentes han sido calificados de “traidores” al régimen islámico por los conservadores en el poder en Irán, que han reclamado un “castigo severo” contra ellos, luego de que sus sitios Web llamaran a una manifestación prohibida que reunió a miles de personas en varias ciudades de Irán, por primera vez desde hace un año.


El lunes, el poder, que ahora califica a los partidarios de Musavi y Karubi de “contrarrevolucionarios” pasibles de severas condenas, advirtió contra toda participación en esta manifestación.


Varias capitales occidentales criticaron la situación en la que se encuentran Musavi y Karubi.


Estados Unidos juzgó “inaceptable” el arresto, Francia llamó a su liberación y Alemania pidió que se les permita comunicarse con su familia y tomar un abogado.


El presidente del Parlamento europeo, Jerzy Buzek denunció un “atentado a la integridad personal de los más altos representantes de la oposición democrática en Irán”.


“Son temas internos y ningún país tiene derecho a intervenir en nuestros asuntos internos”, respondió el portavoz del ministerio iraní de Relaciones Exteriores Ramin Mehmanparast el martes durante una conferencia de prensa.