•   SANA Y MANANA / AFP  |
  •  |
  •  |

Decenas de miles de personas se manifestaron ayer martes en la capital de Yemen para pedir la renuncia del presidente Alí Abdalá Saleh, quien acusó a Israel y a Estados Unidos “de orquestar” la revuelta árabe y destituyó a los gobernadores de cinco provincias hostiles a su régimen.


Saleh, un aliado clave de Washington en la lucha contra Al Qaida, arremetió contra el presidente estadounidense Barack Obama y acusó a Israel y a Estados Unidos de “orquestar” las revueltas que sacuden al mundo árabe desde enero.
Las sublevaciones “desde Túnez hasta el sultanato de Omán (...) son una tempestad orquestada desde Tel Aviv, bajo la supervisión de Washington”, afirmó el jefe del Estado.


El martes, tras una jornada de fuerte movilización contra el poder, una fuente oficial anunció la destitución de los gobernadores de las provincias de Adén, Hadramut, Abyán y Lahaj (sur y sureste), además de la de Hodeida (oeste).
Estas cinco provincias, sobre todo la de Adén, son escenario de violentas manifestaciones contra el régimen de Saleh. Los responsables destituidos no fueron reemplazados de inmediato.


En Saná, los manifestantes bloqueaban tres calles que conducen a la universidad, epicentro de las protestas en la capital desde el 27 de enero, constató la AFP. “El pueblo quiere la caída del régimen, el pueblo quiere que se vaya Alí Abdalá Saleh”, en el poder desde hace 32 años, gritaban los manifestantes.

Miles en Bahréin contra el régimen

En tanto, miles de personas volvieron a las calles de Manama ayer martes en la tercera semana de protestas contra el régimen del pequeño reino de Bahréin, donde la oposición chiita exigió de nuevo más reformas.


Desde el 14 de febrero los manifestantes exigen un cambio político en este archipiélago de mayoría chiita, gobernado por una dinastía sunita desde hace más de 200 años.


“Todos somos hermanos, sunitas y chiitas”, gritaban los manifestantes, que desfilaron desde el barrio de Salmania de la capital hasta la plaza de la Perla, epicentro de las protestas contra el régimen y de una sentada.


“La gente quiere la caída del régimen”, gritaban dos procesiones a ambos lados de la carretera del rey Faisal.


Había muchas mujeres vestidas con las tradicionales abayas (túnicas) negras y velos del mismo color. Caminaban juntas a un lado de la carretera y los hombres al otro. En esa misma zona siete manifestantes murieron por disparos realizados por las fuerzas de seguridad la semana pasada.