•   LIBIA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El líder libio, Muamar al Kadahfi, insistió hoy, en un discurso en directo transmitido por la televisión estatal, en que él no puede dimitir porque no es presidente y tampoco puede disolver el Parlamento ni abolir la Constitución.

En un largo discurso, que aún continúa, en una sala repleta de decenas de sus seguidores, Kadahfi aseguró que "no hay manifestaciones ni en Al Baida, ni en Bengasi" y volvió a su tesis de echar la culpa de las revueltas a Al Qaeda.

"Hemos ordenado bombardear almacenes de armas para que no caigan en manos de Al Qaeda", dijo y aseguró que "todo comenzó con la entrada en el país de varias células" de la organización terrorista dirigida por Bin Laden.

Kadahfi arremetió también de nuevo contra las informaciones de los medios internacionales y contra "las noticias que llegan al mundo a través de radios y canales que no tienen enviados en Libia".

"En Libia no hay enviados de prensa", afirmó, lo que contradice la invitación que las propias autoridades libias cursaron a algunos medios internacionales para informar sobre el terreno.

Estos medios fueron llevados hace dos días a la ciudad de Zauiya, cerca de Trípoli, y se vieron confrontados con miles de manifestantes que exigían la caída del régimen y la salida de Gadafi del poder.

El líder libio negó también que existan "las manifestaciones pacíficas" en algún lugar del país e insistió en que "Al Baida, Derna y Bengasi (ciudades orientales bajo control rebelde) han sido tomadas por terroristas".

Sin embargo, aseveró que "no se ha disparado ni una sola bala contra ninguna manifestación pacífica" y que "no hay ni un sólo preso político en el país".

"El pueblo es quien ejerce el poder a través de los consejos populares, es el que gobierna el país, el que toma las decisiones. Quiero que todo el mundo sepa esto", afirmó.