•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Costa Rica recibió este miércoles la propuesta de un grupo de científicos de construir un canal artificial con afluentes del río San Juan, que marca parte de la frontera con Nicaragua, y que es motivo de frecuentes conflictos entre ambos países.

El Consejo de Seguridad Nacional, encabezado por la presidenta Laura Chinchilla, recibió en audiencia a los promotores de esta iniciativa, que son encabezados por el oceanógrafo costarricense Guillermo Quirós.

Quirós explicó a la prensa que la iniciativa consiste en desviar varios ríos costarricenses que actualmente aportan el 83% del caudal al San Juan (que pertenece a Managua), para alimentar un canal artificial en la zona fronteriza con Nicaragua, objeto de una controversia limítrofe llevada ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

"Hay muchos costarricenses dispuestos a cooperar con el proyecto, desde los que sólo tienen una pala y su fuerza de trabajo, hasta empresas que están dispuestas a poner maquinaria", afirmó Quirós.

Proyecto evitaría desastre ambiental para ticos
El científico asegura que el proyecto es viable y que evitaría a Costa Rica un desastre ambiental si Nicaragua concreta el proyecto de construir una gran represa hidroeléctrica en el río San Juan.

Desde hace más de cuatro meses, cuando Nicaragua inició labores de dragado en el San Juan, ambos países están enfrentados en una disputa limítrofe.

San José denunció que militares nicaragüenses habían invadido territorio costarricense en una pequeña isla fluvial de Costa Rica, y que personal civil estaba deforestando la zona para construir un canal artificial.

Nicaragua rechazó las acusaciones, pero San José llevó la disputa ante la Organización de Estados Americanos y la Corte de La Haya, que el próximo 8 de marzo debe resolver sobre las medidas cautelares pedidas por San José.

El río San Juan ha sido tema de conflicto entre ambos países desde mediados del siglo XIX, pese a un tratado bilateral que establece que Nicaragua ejerce la soberanía sobre el cauce, pero que Costa Rica tiene derecho a la navegación con fines comerciales.

Si Costa Rica decidiera desviar los afluentes para construir el "nuevo río Dignidad", según la propuesta, el San Juan vería reducido su caudal drásticamente, pero hay en este país quienes creen que este proyecto es inviable.