•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Ética y Transparencia advirtió hoy que la candidatura presidencial del actual mandatario, Daniel Ortega, en los comicios generales del próximo 6 de noviembre "amenaza con introducir mayores elementos perturbadores al proceso electoral".

"El empuje a la candidatura del actual Presidente de la República por sectores de su partido a la reelección ha generado una controversia constitucional, y amenaza con introducir mayores elementos perturbadores al proceso electoral", indicó el organismo, filial local de Transparencia Internacional, en un informe preliminar sobre esos comicios.

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) aprobó por unanimidad en un congreso extraordinario, el pasado día 26, la candidatura presidencial de Ortega, quien buscará su reelección frente a una oposición fragmentada en cuatro frentes.

Ortega puede ser candidato de los sandinistas en las próximos comicios después que una sentencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró legal un fallo, de octubre de 2009, emitido por su Sala Constitucional, que lo habilita a presentarse a su reelección inmediata.

El líder sandinista encabeza la intención de voto para las presidenciales con el 36 por ciento, según la última encuesta de la firma Cid Gallup. Ortega lidera los sondeos con una ventaja de 13 puntos porcentuales sobre el exgobernante Arnoldo Alemán (1997-2002), del opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC), y de 19 puntos porcentuales sobre el empresario de radio y diputado ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen), Fabio Gadea, de la alianza del Partido Liberal Independiente (PLI).

La Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y otra coalición de pequeños partidos opositores, encabezados por la Alianza por la República (Apre), aún no oficializan sus candidatos a la Presidencia.

Ética y Transparencia también demandó al Consejo Supremo Electoral (CSE) que garanticen unos comicios "libres, limpios y transparentes". Además, que entreguen el documento de identidad, válido para ejercer el sufragio, a todos los ciudadanos aptos para votar, y acreditar a observadores internacionales y locales para vigilar esos comicios.

Los nicaragüenses elegirán el 6 de noviembre a un nuevo presidente y a un vicepresidente, a 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlacen.