•   WASHINGTON / AFP  |
  •  |
  •  |

Venezuela y Bolivia han “fracasado manifiestamente” en la lucha contra el narcotráfico, estimó ayer Estados Unidos en su Informe Anual Antidrogas, que observó avances en México, pese al récord de muertes por la violencia del crimen organizado durante 2010.


“Tanto Venezuela como Bolivia han fracasado manifiestamente en cumplir los compromisos internacionales de control de narcóticos”, señaló el informe que el Departamento de Estado envió ayer al Congreso estadounidense.
A pesar de “capturar y deportar a Colombia a varios sospechosos de nexos con grupos terroristas en 2010”, Venezuela “parece tolerar a esas organizaciones”, indicó el texto.


Ese informe anual marca las orientaciones de la ayuda antinarcóticos estadounidense.


Existen “informes creíbles” de campamentos de las guerrillas colombianas de las FARC y el ELN en territorio venezolano, y una “ausencia de acción” por parte del gobierno de Hugo Chávez al respecto, lo que genera dudas “legítimas” sobre su tolerancia frente a estos grupos.


La corrupción en el Gobierno venezolano y un politizado Sistema Judicial han facilitado el tránsito de las drogas. Como consecuencia, por ejemplo, el tráfico de cocaína aumentó de 50 toneladas métricas en 2004 a 143 toneladas métricas en 2009, indicó el informe.


El gobierno de Chávez sigue rechazando la cooperación con Washington en materia antidrogas y sus cifras de incautaciones no pueden ser verificadas, señaló el Departamento.

DEA no volverá a Bolivia, dice Evo

Mientras, la “capacidad” de Bolivia de “identificar, investigar y desmantelar a las organizaciones narcotraficantes sigue estando considerablemente disminuida desde la expulsión del personal de la DEA” (la oficina antidrogas estadounidense) de ese país en 2008, destacó el Departamento. Bajo la presidencia de Evo Morales, el cultivo de coca “se ha expandido significativamente”. En respuesta, Evo Morales aseguró este jueves que la DEA no volverá a operar en su país, y lanzó un duro alegato contra la agencia. “Quiero reafirmar: “Mientras sea Presidente será respetada la dignidad y la soberanía del pueblo boliviano y la DEA no volverá a Bolivia”, declaró Morales.


Estados Unidos identificó a 20 países como “mayores” productores o lugares de tránsito del narcotráfico durante el año pasado, de ellos 12 latinoamericanos: Bolivia, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Venezuela.
Pero sólo en tres países a nivel mundial observó un “fracaso manifiesto”: en Bolivia, Venezuela y Birmania.


Pese a esto, “el continuo apoyo a programas bilaterales en Bolivia y a ciertos programas en Venezuela es vital para los intereses nacionales de Estados Unidos”, señaló el informe, que descartó sanciones contra La Paz y Caracas.

El avance en México
El informe destaca avances en la región,  sobre todo en México y Colombia. El Gobierno mexicano “ha sido firme en su compromiso de recuperar la estabilidad nacional y prevenir que elementos criminales se entrelacen más profundamente en el tejido de la sociedad”, apuntó el informe.


En respuesta, los carteles se han vuelto “crecientemente violentos”, teniendo como consecuencia que en 2010 “el número de muertes relacionadas con el narcotráfico sobrepasara todos los años anteriores”, señaló el Departamento.