•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ofensiva rebelde sobre la localidad portuaria y petrolera de Ras Lanuf (al este de Trípoli), aparentemente exitosa, ha coincidido con el intento de las fuerzas leales a  Kadhafi de recuperar Al Zauiya, a 92 kilómetros al suroeste de la capital y el bombardeo de un polvorín junto a Bengasi.

El recrudecimiento de los combates hoy en ambas localidades, con reclamos de haber caído en manos de las dos partes ambas poblaciones, no ha hecho sino aumentar la confusión.

A últimas horas del día, la fuerza aérea de Kadhafi sorprendió a los rebeldes con un bombardeo en su principal bastión al atacar un polvorín situado a 30 kilómetros de Bengasi con dos misiles, según testigos, y donde murieron al menos 32 personas y decenas más resultaron heridos, según recuentos provisionales de fuentes médicas.


Atacan con misiles

Uno de los testigos, Ali Uryani, dijo que vio cómo hacia las 19.10 hora local (17.10 GMT) caía en el polvorín un primer misil que causó una llamarada que se elevó a 40 metros, mientras otro segundo proyectil impactó en el mismo cuartel cuatro minutos después.

Durante la jornada de enfrentamientos, los testimonios recabados por la prensa y algunas cadenas de televisión por satélite árabes dan cuenta del empleo por ambas partes de fuego de mortero, baterías antiaéreas, lanzacohetes antiblindados y RPG's.

Consecuentemente, las cifras de bajas aportadas alcanzan las decenas, sin que existan datos verificados de manera independiente por la prensa y tan solo recuentos parciales y fragmentados de algunas víctimas mortales y de los heridos evacuados.

Mientras el Gobierno libio primero decía, a través de la televisión estatal, que estaba en poder de Al Zauiya, luego matizaba la existencia de "bolsas de resistencia".

Los choques con cifras de mayor número de bajas, entre civiles y combatientes, se produjeron en Al Zauiya, la ciudad mas próxima a Trípoli y donde los opositores al régimen de Kadhafi han logrado mantener una cierta posición para enfrentarse a las fuerzas leales al coronel libio.

Sin embargo, el combate por Ras Lanuf significa un nuevo avance hacia el oeste de los rebeldes, aparentemente exitoso, en dirección a Sirte, la ciudad natal del líder libio y uno de sus principales feudos.

Además de la completa zona portuaria al sur del área poblada y la instalación petrolera adyacente, por donde comenzó la ofensiva rebelde hoy, además en Ras Lanuf hay dos aeródromos que han estado en disputa todo el día.


Rebeldes toman acuartelamiento militar

Los rebeldes aseguraron, según informó uno de los corresponsales de Al Yazira, que ya habían logrado tomar un acuartelamiento militar gracias a las disensiones del mando militar que les hizo frente.

Además afirmaron que habían encontrado 20 cadáveres esposados en su interior, aparentemente soldados renuentes a participar en la lucha.

Los civiles heridos y combatientes de ambos bandos fueron trasladados a los hospitales de Briga, según la versión de los rebeldes, que fueron recibidos por la población local con el ondear de banderas tricolores, la que han adoptado los opositores al coronel Kadhafi

En el frente oeste abierto por el ataque de las fuerzas leales a Kadhafi en uno de los poco emplazamientos donde los opositores al líder libio mantenían su presencia, los relatos de la crudeza de los enfrentamientos tuvieron su colofón en los llamamientos a los jóvenes de la localidad para que acudieran a donar sangre.

En los virulentos combates en Al Zauiya perdió la vida un comandante de la milicia local, el coronel Hassan Uarbuq, según la cadena Al Yazira.

Según el activista rebelde Abdelhamid Alsheij las brigadas leales a Kadhafi trataron de penetrar por el oeste de la población, pero fueron rechazadas, a pesar de que los atacantes contaban con lanzacohetes antitanque y emplearon fuego de mortero.

La versión del régimen de Kadhafi es que sus fuerzas han tomado la ciudad, según la televisión estatal libia, que también reclamó más tarde el control de Briga, donde ayer los corresponsales extranjeros acudieron para dar cuenta de que estaba en manos rebeldes.


Cifra de muertos esdifícil de precisar

Un periodista libio, identificado sólo como Ahmed, dijo que en Al Zauiya la cifra de muertos es de difícil precisión, pero aseguró que se contaban por decenas.

Los recuentos de muertos ofrecidos por los residentes, sin comprobación periodística, superan los 50 y los heridos ascienden a centenares.

En la capital, donde los periodistas invitados por el régimen sólo pudieron salir de su hotel en los autobuses fletados por las autoridades, los relatos de los vecinos contactados por Al Yazira dicen que muchos fieles no podían abandonar las mezquitas tras el rezo del viernes hostigados por los elementos de la seguridad del régimen.

Centenares de personas lograron salir a protestar en el este de Trípoli, en el barrio de Tayura, donde se escucharon disparos, pero la información del resultado de la convocatoria de protesta se vio afectada por las interrupciones de las telecomunicaciones y los obstáculos a los periodistas desplazados a la capital libia.