•   Bengasi  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El máximo órgano rebelde libio y los habitantes de las ciudades controladas por la oposición celebraron hoy la decisión de la Liga Árabe de apoyar una zona de exclusión aérea en Libia, mientras continúan los choques, en los que los rebeldes se han visto obligados a replegarse en Ras Lanuf.

"La decisión tomada por la Liga Árabe ha sido apoyar la imposición de una zona de exclusión aérea y nosotros damos la bienvenida a la Liga Árabe por esta decisión" dijo el portavoz del Consejo Nacional Libio de Transición (CNLT), Abdelhafiz Ghoga, en una rueda de prensa en Bengasi, segunda ciudad del país y principal feudo rebelde.

La zona de exclusión aérea es una petición del CNLT desde que el coronel Muamar el Gadafi comenzó a emplear la aviación para intimidar a los manifestantes que se levantaron contra el régimen el pasado 16 de febrero. Asimismo Ghoga dio la bienvenida a la decisión de la Unión Europea de aceptar al CNLT como interlocutor político y la calificó de "un paso hacia el reconocimiento total" del máximo órgano revolucionario que controla todo el este del país.

Liga Árabe no reconoce oficialmente al CNLT

Aunque la Liga Árabe no reconoció hoy oficialmente al CNLT como único interlocutor legítimo en Libia, el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, declaró tras una reunión extraordinaria de la organización panárabe que "el trato con el Consejo Nacional es un reconocimiento en la práctica".

"Estoy muy contento, es una buena decisión que va a servir para detener el derramamiento de sangre", aseguró a Efe Ramadán Omar, un libio de 40 años.

Junto a medio millar de personas, Omar presenció en directo en la plaza de los Juzgados de Bengasi la rueda de prensa de la Liga Árabe retransmitida por el canal de televisión qatarí Al Yazira, proyectada en una de las paredes de la sede de la administración rebelde.

Por su parte, Mohamed Ali, un ingeniero recién licenciado de 23 años, alabó el paso dado por la organización panárabe, pero subrayó que "llega un poco tarde, tenía que haberse producido hace mucho". "Pero no importa, nos ayudará en nuestra guerra contra Muamar el Gadafi", subrayó Ali mientras miraba con atención la rueda de prensa ofrecida por el ministro de Asuntos Exteriores omaní, Yusef bin Alaui bin Abdulá, y el secretario de la Liga Árabe, Amro Musa.

Ciudadanos de Misrata reciben con alivio la noticia

Asimismo, los ciudadanos de Misrata, un enclave rebelde aislado en territorio controlado por Gadafi, han recibido con alivio y esperanza la noticia. "Todo el mundo confía en que esto sea el final" del enfrentamiento armado en el que desembocó la represión de las protestas por el régimen libio, que hoy ha visto su aislamiento entre los países árabes, manifestó un vecino, cuya identidad Efe no revela por precaución.

Este residente en la ciudad portuaria explicó que "supone dar una gran moral en la lucha" y expresó su deseo de que el aislamiento en el que viven sometidos en la cercada Misrata "acabe pronto".

El anuncio de la Liga Árabe se produce mientras continúan los combates entre milicianos y gadafistas, que han avanzado en su control del enclave petrolero de Ras Lanuf, a 450 kilómetros de Bengasi.

Según fuentes rebeldes, a pesar de que las fuerzas del coronel libio siguen atacando por tierra, mar y aire varias posiciones de esta región, los milicianos resisten en torno a Ras Lanuf y controlan las localidades de Al Aguila y Brega, entre Ras Lanuf y Ajdabiya, ciudad clave para controlar las vías de comunicación del este del país.

Emboscan a camarógrafo y acompañante
Hoy el camarógrafo del canal qatarí Al Yazira Ali Hasan al Yaber resultó muerto y su acompañante Naser al Hadar herido en una emboscada cerca de Bengasi, según confirmaron fuentes cercanas a la cadena.

El equipo regresaba de cubrir una manifestación de apoyo a la revolución cuando sufrió una emboscada tendida por desconocidos en el pueblo de Heuari, a unos 25 kilómetros de Bengasi, indicó el canal por satélite.

Varios milicianos armados se han desplazado al edificio donde se encuentra la base de operaciones de Al Yazira para proteger el centro donde trabajan numerosos medios internacionales.

El pasado día 7, dos bombas caseras fueron lanzadas contra el hotel Uzu de Bengasi donde se hospedan un gran número de medios, no obstante ese ataque sólo provocó algunos daños materiales.

Hoy mismo Abdelhafiz Ghoga acusó al régimen de Gadafi de lanzar una guerra psicológica para minar la moral de los habitantes, al anunciar la caída de las ciudades en manos rebeldes y enviar mensajes por televisión y telefonía móvil advirtiendo a la gente de que corren peligro si salen a la calle o participan en concentraciones.