•   CARACAS/EFE  |
  •  |
  •  |

El Gobierno venezolano expresó ayer preocupación por las protestas que mantienen, tanto estudiantes opositores como afectos al presidente Hugo Chávez, por aspectos del presupuesto a las universidades.

“Para nosotros es preocupante y es angustiante la situación (...), pero esta es una democracia y los estudiantes pueden expresarse y manifestar inquietudes, demandas y exigencias con los mecanismos que consideren”, dijo a los periodistas la ministra de Educación Universitaria, Yadira Córdova.

Hace 19 días, tres estudiantes opositores iniciaron una huelga de hambre frente a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD para exigir un mejor presupuesto para las universidades, grupo al que se han ido sumando otros jóvenes y un par de docentes, y hoy ya se cuentan 21 huelguistas.

“El mecanismo que siempre me ha preocupado, es el de la huelga de hambre porque esa es una acción de carácter extremo, que no sólo afecta al Gobierno, afecta a las instituciones, a las personas que están en huelga, a su familia”, señaló Córdova.

La Ministra dijo, además, que esperaba que a través del “llamado al diálogo” que han hecho a los huelguistas logren “muy pronto” encontrar los caminos para que la huelga sea levantada.

Estudiantes y docentes universitarios opositores convocaron a una marcha hoy martes desde la UCV hasta la Asamblea Nacional, AN, para insistir en la petición del “presupuesto justo para las universidades” y brindar apoyo a quienes hacen huelga de hambre.

Córdova reiteró que no visitará a los estudiantes que hacen huelga en el PNUD, pues ya el Gobierno había hecho el llamado al diálogo, llamado que los huelguistas, asegura, “se han negado a atender”.

“Todos los mecanismos que las personas deciden tomar para protestar en una democracia son legítimos, pero se tiene que definir cuál es el alcance de cada una de esas acciones”, apuntó la Ministra.