•   BENGASI / AGENCIAS  |
  •  |
  •  |

Disparos de cañones antiaéreos y de artillería pesada se escucharon ayer martes por la noche en Bengasi, segunda ciudad de Libia y bastión de los insurgentes, comprobaron periodistas de la AFP.

El ejército libio había anunciado un poco antes la ofensiva inminente contra esta ciudad, pero los periodistas no vieron ni oyeron aviones.
Los cañones antiaéreos dispararon poco después de las 23H00 locales (21H00 GMT).

También se oían prolongadas ráfagas de armas pesadas y explosiones, así como el sonido de ambulancias.

En tanto, dos aviones rebeldes bombardearon y hundieron ayer dos barcos de las fuerzas de  Kadhafi frente a las costas de Ajdabiya, aseguró a EFE el miembro del Consejo Nacional Transitorio (CNT) Fathi Terbel.

Terbel reconoció que el ataque de las fuerzas de Kadhafi “por tierra, mar y aire” sobre Ajdabiya, a 160 kilómetros de Bengasi, les cogió “por sorpresa” por lo que realizaron un “repliegue táctico”, pero posteriormente atacaron el flanco de retaguardia de los leales al régimen y causaron varias muertos entre sus filas.

De acuerdo a otras fuentes, las tropas de Kadhafi  seguían ganando terreno en Libia y avanzaban hacia el este un mes después del inicio de una rebelión que se transformó en guerra civil, sin que el G8 alcance un acuerdo sobre una posible intervención militar.

Kadhafi proclama victoria
Los rebeldes sólo tienen “dos posibilidades: o entregarse, o huir”, dijo el coronel Muamar Kadhafi en una entrevista con el periódico italiano Il Giornale en la que rehúsa cualquier negociación con “los terroristas” aunque prometió no matar a quienes se rindan.

Las fuerzas gubernamentales lanzaron la aviación y la artillería pesada contra Ajdabiya, estratégico nudo de comunicaciones a 160 km al sur del feudo de la oposición en Bengasi, cortando la ruta entre las dos ciudades.

Según la televisión oficial libia “la ciudad de Ajdabiya está totalmente controlada (por las fuerzas fieles a Khadafi) y está siendo purgada de las bandas armadas”.
Centenares de civiles y rebeldes huyeron de esta ciudad en dirección de Bengasi a bordo de automóviles y camionetas, constató un periodista de la AFP.

“Hubo muchas bombas, al menos cinco”, dijo Said, de 42 años, que huyó agarrando “la mayor cantidad de cosas posible. Si nos hubiésemos quedado ahora estaríamos muertos”, afirmó.

“Pronto Ajdabiya estará segura y tranquila como antes”, se pudo leer en un mensaje de texto enviado por las autoridades libias a los teléfonos celulares.
Los combates dejaron al menos tres muertos y unos 15 heridos, según médicos, además de dos muertos durante la noche.

Potencias sin ponerse de acuerdo
En París, las grandes potencias del G8 no lograron ponerse de acuerdo sobre una intervención militar para frenar a las fuerzas de Khadafi y sólo alcanzaron un consenso para impulsar esta semana una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre nuevas sanciones.

Los países de la OTAN examinaron por primera vez las opciones militares a su disposición para una intervención en Libia, aunque disminuye la probabilidad de que una resolución de la ONU sea votada en ese sentido.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé dijo ayer martes que la instauración de una zona de exclusión aérea en Libia, impulsada por Londres y París y reclamada por la Liga Árabe y la oposición libia, “ha sido descartada”.

Juppé mencionó ataques contra objetivos militares, afirmando al mismo tiempo que de momento la oposición de China bloquea una decisión del Consejo de Seguridad de la ONU, mientras que Estados Unidos no definió aún su posición.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus