•   BENGASI  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El dirigente libio Muamar Kadhafi afirmó su determinación de "aplastar a los enemigos" y su ejército anuncia la llegada inminente a Bengasi, ciudad símbolo de la rebelión, mientras Occidente se muestra impotente para impedir la represión sangrienta de la insurrección.

Por la mañana, las fuerzas de Kadhafi lanzaron una ofensiva contra la ciudad de Misrata (oeste), controlada por los insurgentes, dejando al menos 4 muertos y una decena de heridos, informó un portavoz de los rebeldes.

En cambio, una tensa calma imperaba en Bengasi, segunda ciudad de Libia, en poder de los insurgentes desde mediados de febrero y sede de su instancia dirigente, el Consejo Nacional de Transición (CNT).

Se habían oído disparos hasta las 4H00 (02H00 GMT), pero, según los insurgentes, se trataba de disparos de alegría debidos a un rumor, que resulto infundado, sobre un bombardeo de la residencia de Kadhafi.

"Aplastar a los enemigos"
El régimen de Kadhafi, en el poder desde hace 42 años, es objeto desde el 15 de febrero de una revuelta que se ha transformado en guerra civil. El martes por la tarde, Kadhafi juró "aplastar a los enemigos", en un discurso transmitido por televisión. "Si se trata de un complot extranjero lo aplastaremos, y si es interno también lo vamos a aplastar", dijo, calificando a los rebeldes de "ratas" y de "perros extraviados". "Los colonizadores serán vencidos, Francia será vencida, Estados Unidos será vencido, Gran Bretaña será vencida", recalcó.

En eco a ese discurso belicosos, el ejército libio anunció en un comunicado una operación inminente contra Bengasi, situada unos mil kilómetros al este de Trípoli. "Las fuerzas armadas llegan para garantizar vuestra seguridad", afirmó el ejército dirigiéndose a los habitantes de la ciudad.

Por su parte, el viceministro de Relaciones Exteriores, Jaled Kaaim, declaró que las fuerzas leales a Gadafi "se dirigen hacia Bengasi".

El martes, las fuerzas gubernamentales atacaron con aviación y artillería pesada Ajdabiya, encrucijada estratégica de comunicación y última posición de mantenida por los rebeldes antes de Bengasi, 160 km más al sur.

Ajdabiya está controlada ya por las fuerzas de Kadhafi

La televisión oficial y luego Kaaim anunciaron que Ajdabiya está controlada ya por las fuerzas de Kadhafi. El portavoz del CNT, Jaled el Sayeh, desmintió que los insurgentes se hubieran retirado hacia Bengasi, pese a las escenas de desbandada del martes a últimas horas de la tarde.

Cientos de civiles e insurgentes que huyeron de Ajdabiya llegaban al sur de Bengasi en coches, camiones y camionetas. "Tomé a mi familia y la mayor cantidad de enseres que podía y nos fuimos", declaró Said, padre de familia de 42 años, contando que "hubo muchos bombas".

La ONG Médicos sin Fronteras (MSF) retiró a su personal de Bengasi, señalando que "todo el mundo evacúa Bengasi, humanitarios y periodistas".

En París, las grandes potencias del G8 no lograron ponerse de acuerdo sobre una intervención militar para frenar a las fuerzas de Gadafi y sólo alcanzaron un consenso para impulsar esta semana una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre nuevas sanciones.