•   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El dictador libio, Muamar el Kadhafi, acusó a Occidente de exagerar la gravedad de la situación su país y cifró en entre 150 y 200 el número de muertos de ambos bandos en los enfrentamientos entre el Ejército y los rebeldes.

"Ha habido algunos intercambios de disparos en algunos puestos policiales. El número de víctimas es de 150-200 en ambos bandos ¿Cómo se puede hablar de miles?", dijo Kadhafi en una entrevista hoy con el canal ruso en árabe "Rusia al-Ayum".

Kadhafi, a cuyo régimen la Corte Penal Internacional ha abierto una investigación por crímenes contra la humanidad, por emplear el Ejército y a mercenarios contra el pueblo sublevado, subrayó que los sucesos en su país no tienen nada que ver con las protestas antigubernamentales de Túnez o Egipto, ya que "en Libia el poder pertenece al pueblo".

"En Libia no hay protestas"
"En Libia no hay protestas. Se trata de bandidos y son poco numerosos. Se esconden en algunos edificios, disparan al caer la noche y aterrorizan al pueblo. Asesinan gente, como Al Qaeda. Esto no es otra cosa que un crimen", dijo.

El líder árabe reconoció que los rebeldes "controlan varios edificios en Bengasi, Al Baida y otras ciudades" del país, "pero no tienen demandas", y afirmó que el Gobierno creado por la oposición "no existe".

En cuanto a la situación militar en Bengasi, Kadhafi considera que los rebeldes "se rendirán cuando la ciudad sea rodeada" y que no habrá que recurrir al uso de la fuerza militar.

"Estamos interesados en recuperar las armas robadas. No queremos perseguirlos. Los rebeldes intentaron destruir los depósitos de petróleo. Nos llevó días sofocar los incendios", apuntó.

Acusa a Al Qaeda de organizar la rebelión

El líder libio acusó a la red terrorista internacional Al Qaeda de organizar la rebelión, que calificó de "incidente menor", con el fin de "poner a Occidente contra Libia". Kadhafi advirtió de que si la situación se desestabiliza, "Al Qaeda tomará el poder y Osama Bin Laden llegará a Libia, que se transformará en otro Afganistán".

En ese caso, añadió, "Al Qaeda declarará una 'yihad' en el norte de África y Occidente se verá forzado a luchar contra peligrosos desafíos que se transformarán en una nueva cruzada".

El dictador libio cree que "Occidente no está interesado ni en la desestabilización en Libia ni en tener problemas con el petróleo, ya que eso dispararía los precios".

Con todo, Kadhafi recalcó que no volverá a fiarse de Occidente, a no ser que "reconsidere su posición, admita que se equivocó y se disculpe", caso en el que podría reanudarse la cooperación económica y energética.

En cualquier caso, a partir de ahora "la prioridad será siempre Rusia, China e India. Ellos serán nuestros aliados en la industria petrolera, construcción e inversiones", manifestó.