•   Viena  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) aseguró hoy que la situación en los reactores dañados de la central nuclear japonesa de Fukushima Daiichi sigue siendo "muy seria" aunque no ha empeorado desde el miércoles.

Andrew Graham, asesor científico del director general del OIEA, Yukiya Amano, declaró a la prensa en Viena que la situación en el reactor 4 de la planta atómica es la "de mayor preocupación", ya que no se sabe nada sobre el nivel de agua en las piscinas de combustible nuclear usado.

Asimismo, no se sabe nada sobre la temperatura del agua en esa piscina desde el pasado 14 de marzo y los expertos del OIEA no descartan que esté hirviendo.

Según los datos que maneja la agencia nuclear de la ONU, la situación de los reactores 1, 2 y 3 es "relativamente estable", dijo Andrew. En todo caso, el experto del OIEA advirtió de que todavía es "demasiado temprano" para poder decir que hay esperanza para Fukushima Daiichi. "Es positivo que (la situación) no haya empeorado, pero todavía es posible que empeore. No quiero especular", manifestó el asesor de Yukiya Amano, quien se encontraba hoy de camino a Japón, donde quiere visitar personalmente el lugar de los hechos.

Por otra aparte, Elena Buglova, responsable del centro de Emergencia e Incidentes del OIEA, confirmó que dos trabajadores de la planta han enfermado.

Según Buglova, las enfermedades no se deben sólo a la radiación sino posiblemente también a las explosiones sucedidas en la planta en los pasados días. "Es demasiado temprano para juzgar el origen de los daños a la salud", precisó la experta.

A pesar de lo sucedido en Japón, Andrew calificó como "injusto" decir que el OIEA fue demasiado complaciente con los estándares de seguridad desde la catástrofe de Chernobil en 1986. "La energía nuclear tiene un historial envidiable de seguridad, si se compara con las muertes de otros sectores energéticos", manifestó Andrew. "El problema es que la probabilidad de tener un evento como éste es relativamente baja, pero las consecuencias pueden ser muy elevadas", agregó el experto.