•   TEGUCIGALPA / ACAN-EFE  |
  •  |
  •  |

Al menos cuatro militares resultaron quemados por bombas molotov lanzadas por manifestantes y unos 15 de éstos fueron detenidos ayer jueves durante el desalojo de una nueva protesta de maestros contra una ley de descentralización y por otras demandas en Honduras, informó la Policía.

Un portavoz policial dijo a periodistas que “cuatro soldados” fueron atacados “con bombas molotov y quedaron con quemaduras hasta de segundo grado”, por lo que fueron hospitalizados.

Los detenidos son 12 maestros y tres menores de edad, todos supuestos causantes de daños a negocios y vehículos en un sector comercial aledaño a la Casa Presidencial donde se registró el desalojo, dijo la fuente, y apuntó que la cantidad podría ser mayor.

La marcha fue disuelta con gases lacrimógenos y chorros de una tanqueta de agua, mientras las dos calles de acceso a la Casa Presidencial eran bloqueadas por un contingente militar y policial.

En tanto, abogados de la Federación de Organizaciones Magisteriales de Honduras (FOMH) presentaron ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) seis recursos de amparo, a nombre de igual número de profesores, contra el decreto de emergencia educativa que el presidente Porfirio Lobo mantiene vigente desde el viernes pasado.

Los recursos fueron presentados ante la Sala Constitucional de la CSJ, a la que se pidió que suspenda la vigencia del decreto porque “es ilegal”, indicó a periodistas uno de los abogados, Raúl Ramos.

Anunció que decenas de maestros más presentarán recursos de amparo contra el decreto, mediante el cual Lobo dispuso la sustitución temporal de docentes huelguistas y la deducción de sus salarios de los días no trabajados, entre otras medidas.

El ministro de Educación, Alejandro Ventura, apuntó que las deducciones se harán efectivas a partir de hoy viernes a unos 6.000 profesores en todo el país, de un total de 60.000, según fuentes oficiales y gremiales.

La FOMH, integrada por gremios de Primaria y Secundaria, está en huelga desde el pasado día nueve en demanda de la suspensión de la ley de descentralización, que el Congreso Nacional tiene en consultas, y de que se resuelva la crisis financiera del Instituto Nacional de Previsión del Magisterio, entre otras causas.