•   DERAA / AFP  |
  •  |
  •  |

El gobierno del presidente sirio, Bashar al Asad, anunció ayer jueves que estudia poner fin a la ley sobre el estado de emergencia, vigente desde 1963, tras una semana de protestas contra el régimen en Deraa (sur) en las que, según activistas, murieron más de 100 personas.

Estados Unidos condenó “la represión brutal” de las manifestaciones en Siria, la muerte de civiles y las detenciones de defensores de los derechos humanos, además de exhortar al gobierno a “respetar los derechos de su pueblo”, según un comunicado del portavoz de la Casa Blanca.

Frente a las manifestaciones que sacuden al país desde el 15 de marzo, las autoridades prometieron medidas anticorrupción, anunciaron alzas salariales y liberaron a los detenidos en las protestas.

La consejera del presidente Al Asad Busaina Shaaban declaró durante una conferencia de prensa en Damasco que las reivindicaciones de la población son “legítimas”.

“Siria estudiará la anulación de la ley sobre el estado de emergencia” decretada en el país cuando el partido Baas llegó al poder en 1963, afirmó la consejera, refiriéndose a una de las principales demandas de los manifestantes.

Añadió que se “establecerán nuevos mecanismos para luchar contra la corrupción”. La agencia de prensa oficial Sana anunció, por su parte, una subida de hasta el 30% en los salarios de los funcionarios.
Manifestaciones masacradas en Deraa

En cuanto a las manifestaciones que se suceden desde el viernes en Deraa, a 100 km al sur de Damasco, Busaina quiso hacer la distinción entre los habitantes de esta ciudad y “la gente que tiene armas, que no tiene ninguna reivindicación y sólo intenta causar actos violentos”.

Dijo que se investiga quién está detrás de estas manifestaciones y su posible “financiación extranjera”.

Respecto al número de muertos desde el 15 de marzo, la consejera presidencial dio cuenta de “10” y aseguró que la prensa exagera.
Pero militantes y testigos, contactados por teléfono por la AFP desde Nicosia, aseguran que las fuerzas de seguridad mataron a por lo menos 100 personas el miércoles en Deraa.

“Hay seguramente más de 100 muertos y la ciudad necesita una semana para enterrar a sus mártires”, declaró Ayman al Asuad, militante de derechos humanos.

Otro militante afirmó que el número de víctimas mortales en Deraa y las localidades aledañas “superaba los 150”.
Más de 20.000 personas participaron en los funerales de las víctimas en Deraa, según los militantes.

Las fuerzas de seguridad evacuaron la mezquita Al Omari, que se había convertido en el cuartel general de las protestas en esta ciudad, y tomaron su control, constató la AFP.

Las calles de Deraa estaban desiertas, pero miles de soldados y de unidades antiterroristas patrullaban la ciudad. Es una “ciudad fantasmal”, describió una residente llamada Amal.

El movimiento de protesta arrancó el 15 de marzo en Siria a raíz de una convocatoria en una página de Facebook bajo el lema “la revolución siria contra Bashar al Asad 2011”.

Esta página llamaba a celebrar manifestaciones este viernes en todo el país contra “la injusticia y la represión”.
Paralelamente, varias ONG internacionales y sirias se hicieron eco de una ola de detenciones, incluidos el joven bloguero Ahmad Hanifa y el periodista Mazen Daruiche.

Amnistía Internacional elaboró una lista de 93 personas detenidas este mes en el país y consideró que el número real es “aparentemente mucho más elevado”.
Este jueves, Siria anunció haber liberado a todos los manifestantes detenidos en los “recientes acontecimientos”, informó la televisión estatal.

Las manifestaciones en Deraa son el resultado de los abusos infligidos al pueblo, según habitantes y analistas.

El gobernador de Deraa, Faisal Kaltum, fue destituido el miércoles por un decreto promulgado por el presidente Asad.

La Unión Europea había reclamado la liberación de los manifestantes y el fin del estado de emergencia.