AFP
  •  |
  •  |

El ministro ecuatoriano de Seguridad Interna y Externa, Gustavo Larrea, admitió el lunes que se reunió con el abatido jefe de las FARC Raúl Reyes en un país distinto a Ecuador o Colombia para gestionar la liberación de los rehenes en poder de esa guerrilla.

"Esa reunión se desarrolló en el mes de enero, fuera de Colombia y fuera de Ecuador y se habló exclusivamente del tema de los secuestrados", declaró Larrea al portal Ecuadorinmediato.

El funcionario fue acusado por la Policía colombiana de haber tenido tratos con Reyes antes de su muerte en un ataque colombiano en territorio de Ecuador, lo que motivó la ruptura de las relaciones bilaterales por parte de Quito.

Bogotá divulgó documentos hallados en el computador del jefe rebelde, en el que da cuenta de reuniones con Larrea, en una de las cuales le expresó "interés del presidente (Correa) de oficializar las relaciones con la Dirección de las FARC".

También, según el mismo mensaje, Larrea se habría comprometido a nombre de su gobierno a reconocer beligerancia en las FARC y a "cambiar mandos de la Fuerza Pública de comportamiento hostil con comunidades y civiles de la zona" "Es absolutamente una patraña. El gobierno ecuatoriano no ha hecho ningún compromiso de esta naturaleza con las FARC. Nosotros hemos mantenido una política de no involucramiento en el conflicto colombiano", replicó.

Según Larrea, sus gestiones ante la guerrilla colombiana siempre estuvieron encaminadas a lograr la liberación de los rehenes dentro de los esfuerzos que realizan varios países.