•   ABDABIYA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los rebeldes recobraron el sábado las estratégicas ciudades de Ajdabiya y Brega, en el este de Libia, sus primeras victorias importantes desde el comienzo de la intervención militar internacional contra las fuerzas del régimen de Muamar Kadhafi hace una semana.

Los combates más duros se concentran actualmente en Misrata, a 200 km al este de Trípoli, donde cazas franceses acudieron en ayuda de los rebeldes, asedidados por las fuerzas leales a Gadafi que bombardeaban la ciudad, y destruyeron “al menos” siete aviones militares libios.

Un médico contactado por la AFP aseguró que tres personas murieron como consecuencia de los bombardeos realizados por las tropas de Kadhafi  este sábado, elevando a 117 el número de fallecidos desde el 18 de marzo en la ofensiva de las tropas del régimen por retomar el control de esta ciudad, la tercera del país y la más importante de cuantas dominan los insurgentes al oeste de Libia.

En el este, gracias al apoyo militar aéreo internacional contra las tropas pro Kadhafi , los insurgentes tomaron el control del tapón estratégico de Ajdabiya, a 160 km al sur de Bengasi, bastión de la oposición, y luego de la ciudad petrolera de Brega, 80 km más al oeste, según periodistas en el lugar.

Las fuerzas de Kadhafi habían reconquistado Ajdabiya la semana pasada durante su ofensiva contra la rebelión, que dominaba el este del país desde hacía un mes, y se disponían a atacar Bengasi, pero la intervención militar de la coalición internacional, lanzada el 19 de marzo, frenó su avance.

No quisieron rendirse
Las fuerzas rebeldes libias propusieron en varias oportunidades a los combatientes fieles al dirigente Muamar Kadhafi , atrincherados en Ajdabiya, rendirse, pero estos se negaron y fueron atacados, declaró este sábado en Bengasi un portavoz de los insurgentes.

Ajdabiya es la primera ciudad reconquistada por los rebeldes desde el inicio de la ofensiva militar de los aliados.

“Los enfrentamientos fueron incesantes el viernes y todo se calmó hacia las 11 de la noche con 30 minutos, hora local.  Y, a medianoche, los hombres de Kadhafi se marcharon”, declaró Omar Bashi, residente de Adjabiya.

Los combates, según la rebelión, dejaron nueve muertos y nueve heridos, mientras que en las afueras de la ciudad fueron recogidos los cuerpos de 21 combatientes de las fuerzas leales al coronel Kadhafi , según una fuente médica.

Otros cuerpos carbonizados o destrozados por los bombardeos yacían aún en el desierto.

“Ajdabiya está al cien por cien bajo el control de nuestras fuerzas y estamos persiguiendo a las fuerzas de Kadhafi en la carretera hacia Brega, a 75 kilómetros hacia el oeste”, declaró Abdulmolá en Bengasi, bastión de los rebeldes en el este del país.

“Las fuerzas de Kadhafi están a la defensiva, puesto que no tienen más fuerza aérea ni armas pesadas”, prosiguió.
Al caer la tarde los rebeldes afirmaron haber recobrado el control de Brega, según una periodista que viaja con ellos.

Un rebelde que se encontraba en el sector, Abdelsalam al Maadani, contactado por teléfono por la AFP, aseguró que la ciudad había sido retomada. “Estamos en el centro de Brega”, afirmó.

“Las fuerzas de Kadhafi se batieron en retirada, ahora debe de estar en Al Bisher (a 30 km al oeste de Brega) y los rebeldes también avanzan hacia esa zona”, agregó.

Abdulmolá subrayó que los bombardeos de la coalición “habían preparado el campo de batalla” para los rebeldes y afirmó que los oficiales y los soldados experimentados, que había desertado de sus cargos de las fuerzas armadas del dictador, tuvieron el jueves un papel importante en el asedio a Ajdabiya.

Estos militares coordinaron sus ataques con la coalición, al entrar en acción entre los bombardeos.

Interrogado acerca de un artículo del Washington Post que afirmaba que la coalición planeaba enviar armas a los insurgentes, uno de sus portavoces, Ahmed Jalifa, dijo que por el momento no habían recibido nada, pero que esas armas serían bienvenidas.

Entretanto la coalición siguió presionando. Sus aviones efectuaron 153 incursiones: 67 por cazabombarderos estadounidenses y 86 por los otros países participantes: Francia, Reino Unido, Canadá, Italia, España, Bélgica, Dinamarca y Qatar.

“Con la retoma de Ajdabiya, la tendencia se ha invertido”, destacó el coronel Thierry Burkhard, portavoz del Estado Mayor del ejército francés. “La presión sobre la población ha bajado en el sector de Bengasi y también comienza a disminuir en otras zonas”.

El presidente estadounidense Barack Obama se esforzó este sábado en tranquilizar a sus compatriotas, inquietos por el riesgo de involucramiento en Libia, afirmando que los ataques aéreos están teniendo éxito.

“Estamos teniendo éxito en nuestra misión. Hemos dejado fuera a la defensa aérea libia. Las fuerzas de Kadhafi  ya no están avanzando más a través de Libia”, observó Obama, una semana después de comenzados los ataques a las fuerzas del dictador libio.

“Porque intervenimos rápidamente, evitamos una catástrofe humanitaria (...) Cada estadounidense puede sentirse orgulloso por las vidas que salvamos en Libia”, añadió Obama.

Según un responsable del ministerio libio de Salud, los ataques de la coalición han causado al menos 114 muertos y 445 heridos desde el pasado domingo, esencialmente en Trípoli y sus alrededores.

Pese a sus declaraciones de un tono combativo, el régimen de Kadhafi  declaró el viernes estar dispuesto a aceptar una hoja de ruta, impulsada por la Unión Africana (UA), que propone un alto el fuego y el inicio de un diálogo entre libios con miras a una “transición” democrática.

Sin embargo al mismo tiempo sus fuerzas siguen intentando recobrar la ciudad de Misrata, bastión de los rebeldes en el oeste, continuando con sus bombardeos, según un testigo.

Unos días antes de la cumbre prevista el martes en Londres, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció “una iniciativa franco-británica”, que busca una salida política al conflicto “para mostrar que la solución no puede ser militar”.

Italia, por su parte, presentará su propio plan durante ese encuentro.