•   GUATEMALA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La madre de una francesa asesinada en Guatemala hace un año clama justicia por el crimen de su hija y ofreció casi 4.000 dólares de recompensa por información que conduzca a la captura del presunto homicida, al conmemorarse un año del brutal crimen.

“Por supuesto que quiero justicia, (...) en Francia tenemos dos jueces asignados y un abogado”, afirmó a la AFP Edwige Denèfle-Laigne, quien se encuentra en Guatemala para conmemorar el primer año del asesinato de su hija, Florence Denèfle.

“Estoy con mucho sentimiento en Guatemala y quiero hablar de mi hija, una francesa que trabajaba como maestra y en asociaciones caritativas (...) Era una altruista y en Guatemala se sentía muy contenta con el pueblo”, afirmó en rueda de prensa.

“Las autoridades guatemaltecas se han involucrado mucho y hay avances en las investigaciones y ahora espero que se detenga al culpable”, el guatemalteco Christian Martínez Castillo, a quien las autoridades consideran el autor material del crimen.
La víctima, de 33 años, fue secuestrada el 24 de marzo de 2010 y su cuerpo fue localizado al día siguiente a 17 km de de su residencia (este de la capital). Ningún objeto le fue robado.

Según las investigaciones, Denèfle, quien era profesora del instituto francés Julio Verne, en la capital guatemalteca, fue abordada al salir de su trabajo por su ex novio, Martínez Castillo, quien supuestamente la asesinó porque ella lo dejó “por sus celos extremos”.

Sin embargo, la afligida madre lamentó que hasta el momento “no se tiene ningún resultado de su captura”, pese a que una fotografía del victimario está colgada en las comisarías de la policía y edificios del Ministerio Público (Fiscalía).

En tanto, Norma Cruz, directora de la Fundación Sobrevivientes, que lleva el caso, comentó que la Policía Internacional (Interpol) ya tiene la orden de captura, aunque “hay grandes indicios que él permanece en Guatemala y está contando con la colaboración de su familia para ocultarlo”.

“La captura es importante porque el cuadro y perfil indican que es una persona peligrosa y tememos que estén en riesgo otras mujeres, quienes pueden ser víctimas de violencia como lo fue Florence”, afirmó Cruz.

De acuerdo con Cruz, el año pasado un total de 624 mujeres fueron asesinadas, la mayoría bajo tres patrones, con arma de fuego y blanca, así como asfixia, como fue el caso de la víctima francesa, quien llegó a Guatemala en 2008.

Las investigaciones determinaron que Martínez “aprovechando la confianza que ella le tenía, ofreció llevarla a su casa en su vehículo”, donde “la asfixió hasta provocarle la muerte, luego tiró el cadáver en la Finca Agua Tibia, en el municipio de San José Pínula”, unos 20 km al este de la capital.

Desde esa fecha, el presunto agresor se encuentra prófugo de la justicia.
La familia anunció el pasado 7 de enero que presentó una demanda en Francia, aunque los dos países no tienen tratado de extradición.