•   BOGOTÁ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos, EU, desconfiaba de que el gobierno colombiano pudiese rescatar con vida a tres estadounidenses rehenes de la guerrilla FARC y consideró realizar una operación de ese tipo con sus propiaas fuerzas, según cables diplomáticos filtrados por Wikileaks.

"Con base en nuestros análisis sobre el entrenamiento, los equipos y las tácticas de las fuerzas militares colombianas, éstas no serían capaces de rescatar a los rehenes sin poner en peligro sus vidas", señaló un cable del 2 de septiembre de 2004 de la embajada estadounidense en Bogotá publicado parcialmente este domingo por la revista colombiana Semana.

Por ello, el entonces presidente Alvaro Uribe "nos dijo que autorizaría los esfuerzos unilaterales de Estados Unidos para lograr su liberación", escribió el ex embajador William Wood, quien consideraba que la fuerza pública colombiana aceptaría esa opción.

El embajador reconocía sin embargo que en caso de que su país intentase un rescate, "algún grado de vinculación de parte de las fuerzas colombianas sería inevitable" debido a lo apartado del lugar donde la guerrilla mantenía a los cautivos.

Los estadounidenses Thomas Howes, Marc Goncalves y Keith Stansell, quienes trabajaban como contratistas para el Departamento de Estado, estuvieron secuestrados por las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante más de cinco años, hasta su rescate en un operativo incruento de la fuerza pública colombiana en julio de 2008.

El ex mandatario colombiano le aseguró a Burns "que no habría ningún intento de rescate sin una total coordinación con Estados Unidos".

El operativo de rescate de Howes, Goncalves y Stansell logró también la libertad de la colombo-francesa Ingrid Betancourt y de once militares y policías colombianos, todos rehenes de las FARC.