•   PARIS / AFP  |
  •  |
  •  |

El presidente francés Nicolas Sarkozy y el primer ministro británico David Cameron afirmaron el lunes en una declaración conjunta que el dirigente libio Muamar Gadafi "debe partir inmediatamente" y respaldaron un "proceso de transición hacia la democracia" en torno al CNT.

"El regimen actual ha perdido toda legitimidad. Kadhafi debe partir inmediatamente", afirmaron Sarkozy y Cameron en vísperas de la reunión en Londres del grupo de contacto sobre Libia.

"Llamamos a sus seguidores a abandonarlo antes de que sea demasiado tarde. Llamamos a todos los libios que estiman que Kadhafi está llevando a Libia hacia una catástrofe a movilizarse para forjar un proceso de transición", indicaron en esa declaración conjunta difundida en París por la presidencia francesa.

Sarkozy y Cameron respaldaron un "proceso de transición hacia la democracia en torno al Consejo Nacional de la Transición (CNT) y a los representantes de la sociedad civil".

Tras reconocer el "papel pionero" del CNT, Francia y Gran Bretaña instaron a "un diálogo político nacional que desemboque en un proceso de transición representativo, una reforma constitucional y elecciones libres".

"Exhortamos a los participantes en la conferencia de Londres a expresar su más firme apoyo al proceso de transición", afirma la declaración de Francia y Gran Bretaña, principales impulsores de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Protección a civiles
Esa resolución, que permitió el establecimiento de una zona de exclusión aérea y el uso de la fuerza para proteger a la población civil de la ofensiva de las tropas de Gadafi sobre los rebeldes libios, dio lugar a los ataques aéreos de la coalición internacional que comenzaron el 19 de marzo.

Los ministros de Relaciones Exteriores de unos 40 países participarán el martes en Londres en la primera reunión del grupo de contacto que está encargado de la dirección política de los ataques lanzados por una coalición internacional liderada por Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos.

El mando militar de las operaciones está a cargo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que deberá mantener la zona de exclusión aérea y aplicar un embargo sobre las armas.

"Mañana en Londres la comunidad internacional se reunirá para acompañar a Libia hacia un futuro nuevo", arranca la declaración conjunta difundida un día antes del encuentro londinense al que también asistirán Qatar, Jordania, los Emiratos Arabes Unidos, el secretario general de la ONU, Ban ki-moon, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, el presidente de la Unión Africana (UA), Jean Ping y hasta un observador del Vaticano.

Francia y Gran Bretaña recuerdan que la resolución 1973 de la ONU fue impulsada tras el llamamiento en favor de la población civil libia lanzado por la Liga Arabe.

Afirmaron que las operaciones militares concluirán cuando "no pese ninguna amenaza sobre la población civil libia y se hayan cumplido los objetivos" de la resolución onusiana y subrayaron que "no tienen intenciones de ocupar Libia".

"La acción militar no es un objetivo en sí. Sólo una solución política es duradera y pertenece al pueblo libio", sentenciaron.

Sarkozy y Cameron hicieron el 10 de marzo una declaración similar afirmando que Kadhafi, en el poder desde hace más de 40 años, debe abandonarlo. Ese día, el mandatario francés recibía a dos miembros del CNT y era el primero en reconocer a esa instancia como la única legítima en Libia.