•  |
  •  |
  • END

BOGOTÁ / AP

Colombia reveló ayer lunes documentos decomisados de un jefe rebelde muerto en que se muestran “una alianza armada entre las FARC y el gobierno de Venezuela’’, viejos contactos e incluso ayuda financiera entre ese grupo guerrillero y el presidente venezolano Hugo Chávez.

Los documentos fueron dados a conocer por el general Oscar Naranjo, Director de la Policía Nacional de Colombia, en el palacio de gobierno en una conferencia de prensa.

Se incluye una correspondencia de Luis Devía, alias “Raúl Reyes’’, muerto el sábado por unidades militares, en cuyos computadores se encontraron los documentos, entre los que destaca el agradecimiento de Chávez por la ayuda recibida por las FARC cuando estaba en prisión, en 1992, después de intentar un golpe de estado, por 100 millones de pesos (unos 105,000 dólares a la tasa de cambio de aquellos años).


Chávez entregó 300 millones de dólares
Naranjo dijo que entre la documentación estaba también una del comandante Luciano Marín, alias “Iván Márquez”, miembro de la dirección de las FARC, dirigida en febrero pasado a sus otros colegas, y en la que habla del “financiamiento de Venezuela a las FARC por 300 millones de dólares’’.

Estos documentos, dijo Naranjo, “no sólo lleva implícita una cercanía, sino una alianza armada entre las FARC y el gobierno de Venezuela’’.

El oficial no indicó si hay detalles en los documentos o si las autoridades colombianas disponen de cómo, cuándo y para qué fue el supuesto financiamiento venezolano a los rebeldes, que también agradecen a Chávez por la entrega de “unas ”caucheras” viejitas’’ (“fusiles’’, en la jerga venezolana).

Tampoco dijo Naranjo si, de hecho, tanto aquellos supuestos 105,000 dólares entregados a Chávez por los rebeldes o los 300 millones de dólares que años después habría dado el venezolano a los insurgentes, realmente ingresaron de uno a otro país y por cuál vía.

Naranjo señaló que había que esperar la pericia de los documentos, pero que por ahora tampoco podían asegurar que ese dinero fuera un pago por liberar a secuestrados.

“Los exámenes a los que estamos sometiendo el conjunto de esta información y su contexto podría darnos luces para señalar si estos 300 millones obedecen a un compromiso vinculado a liberación de secuestrados, sin embargo, hoy, a esta hora del día, lo único que puede afirmar es que hay un pago’’, dijo Naranjo.


Venezuela desmiente
En Caracas, el vicepresidente venezolano Ramón Carrizález replicó de inmediato y dijo a la prensa que “nosotros estamos acostumbrados ya a las mentiras del gobierno colombiano’’.

“Entonces, para mí no tiene importancia cualquier cosa que digan. Ahorita pueden inventar cualquier cosa para tratar pues de salirse de esa violación del territorio ecuatoriano que hicieron’’, dijo el funcionario venezolano.

Naranjo expresó que el gobierno del presidente Álvaro Uribe ya solicitó a la Organización de los Estados Americanos (OEA) “una misión de acompañamiento técnico, de tal suerte que se certifique la autenticidad de esos documentos’’.

En algunos documentos “hay menciones a Nicaragua y al presidente (Daniel) Ortega.... (pero) obraremos con toda responsabilidad para presentar en su momento los contenidos ampliados de esas menciones”, dijo Naranjo.