•   EL CAIRO / AFP  |
  •  |
  •  |

El ejército egipcio anunció ayer lunes la realización en septiembre de elecciones legislativas, a las que seguirá una presidencial en fecha no indicada, un calendario impreciso que prolonga el periodo inicialmente previsto para la devolución del poder a los civiles.

“Las elecciones legislativas se realizarán en septiembre”, declaró a la prensa el general Mamduh Chahine, miembro del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA). Agregó que la fecha de la elección presidencial será anunciada después de esos comicios.

Poco después de la caída del presidente Hosni Mubarak, el 11 de febrero, el ejército había anunciado su intención de organizar elecciones legislativas y presidencial en un plazo de seis meses, es decir antes de mediados de agosto, para devolver el poder a un civil elegido democráticamente.

Por su parte, la prensa egipcia evoca la posibilidad de que la elección presidencial se realice en septiembre de 2012, lo que fue desmentido por un comunicado del ejército, que afirmó que esa fecha no es exacta, aunque no dio otra.

El general Chahine afirmó que las fuerzas armadas harían el martes o el miércoles una declaración para precisar las condiciones de la transición.

Declaró, asimismo, que esas elecciones “no se realizarán en estado de urgencia”, dando a entender que esa medida, que fue mantenida a lo largo de toda la presidencia de Mubarak, será levantada antes de septiembre.

Paralelamente, un oficial citado por la agencia Mena anunció el lunes que el Toque de Queda que rige en tres ciudades de Egipto, incluyendo la capital, fue reducido y sólo durará tres horas, de las dos a las cinco de la madrugada, hora local, en vez de las cero horas hasta las seis de la mañana.

El Toque de Queda se impuso el 28 de enero en El Cairo, Alexandría y Suez a raíz de la rebelión popular que desembocó en la partida de Mubarak.

El general Chahine anunció asimismo la promulgación de una nueva ley sobre los partidos políticos que flexibilizará las reglas estrictas que permitían la perennización del dominio del partido de Mubarak.

Los partidos religiosos seguirán estando prohibidos, pero los Hermanos Musulmanes podrían evitar el escollo creando un partido con otro nombre y cuyos estatutos no se asienten en una base religiosa.

El CSFA, colegio de generales dirigido por el mariscal Hussein Tantaui, dirige el país desde la renuncia de Mubarak. El gobierno, por su parte, asume la gestión de los asuntos corrientes.