• TEGUCIGALPA / ACAN-EFE |
  • |
  • |

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, aseguró ayer que el 80% de los centros educativos del país está trabajando con normalidad, luego que su Gobierno declaró ilegal una huelga de maestros contra una Ley de Descentralización y por otras demandas.

“A nivel del país, el 80% de los centros educativos está trabajando normalmente”, manifestó Lobo en rueda de prensa en la Casa Presidencial.
Pidió a los docentes de ese 20% restante “que vayan a impartir clases, ya que están castigando a los niños”.

Lobo explicó que declaró ilegal el paro de labores porque “no se puede llamar a una huelga si antes no se agotan las instancias legales, y los maestros se fueron a la huelga y (antes) no hicieron ninguna petición de diálogo con nadie”.

La Federación de Organizaciones Magisteriales de Honduras (FOMH) no ha suspendido la huelga indefinida que inició el pasado día nueve, a pesar de que el Gobierno anunció la declaración de ilegalidad el fin de semana.

Nuevamente reprimidos
Por el contrario, grupos de profesores volvieron a manifestarse ayer n Tegucigalpa en los alrededores del edificio de su Fondo de Pensiones y, junto a grupos de estudiantes, frente a la estatal Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Sin embargo, policías y militares desalojaron a los manifestantes con bombas lacrimógenas y chorros de agua, como han venido haciendo en los últimos días.
También hubo desalojos en carreteras cercanas a Tela y La Ceiba, ciudades del Caribe hondureño, indicó a Acan-Efe el portavoz de la Policía, Leonel Sauceda, y aseguró que en ningún lugar “hay heridos ni detenidos”.

Sin embargo, según medios locales, en Tela fue hospitalizada una dirigente de la etnia negra o garífuna, Miriam Miranda, aparentemente por problemas que sufrió tras el desalojo.

Lobo reiteró que, como establece el decreto de ilegalización de la huelga, los maestros que no regresaron hoy a clases serán suspendidos por dos meses; si no lo hacen el miércoles, por seis meses, y si tampoco vuelven el lunes cuatro de abril, por un año, en todos los casos sin goce de sueldo.

“Eso va (...), es decisión ya tomada”, sentenció el mandatario hondureño, quien advirtió “a los dirigentes que sepan a lo que están exponiendo a su gente” si continúan sin impartir clases.

El Gobierno también suspendió el fin de semana las licencias con goce de sueldo de todos los dirigentes magisteriales, informó a periodistas el ministro del Interior y Población, Áfrico Madrid.

Lobo descartó que, por ahora vaya a ilegalizar los colegios magisteriales si continúan en huelga, aunque el decreto señala que el Código de Trabajo se lo permite.

“Yo no estoy interesado en suspender ninguna personería jurídica, la ley faculta, pero yo no estoy interesado en eso”, aseguró.

Un dirigente magisterial del sector primario, Edgardo Casaña lamentó que el Gobierno “sólo tiene disponibilidad para hacer gala de su poderío administrativo”, pero “no quiere sentarse a dialogar”.

El presidente de los profesores del nivel medio, Jaime Rodríguez, señaló que “no es con medidas de represión que se solucionan los problemas”.