• SIRTE / AFP |
  • |
  • |

Las tropas leales al coronel Muamar Kadhafi lograron detener ayer el avance de los rebeldes a algunas decenas de kilómetros al este de Sirte, la ciudad natal del líder libio, que había sido bombardeada en la noche por la coalición, ahora bajo comandancia de la OTAN.

En el plano político, el gobierno de Qatar reconoció ayer al Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano de dirección de la rebelión contra el régimen de Kadhafi, anunció la agencia oficial QNA.

Se trata del primer país árabe en reconocer ese órgano, integrado por 31 representantes de las principales ciudades libias.

Por su parte, el presidente francés Nicolas Sarkozy y el primer ministro británico David Cameron, manifestaron también su apoyo político a la rebelión en vísperas de la reunión en Londres del grupo de contacto sobre Libia.

“Kadhafi debe partir inmediatamente”, estimaron, haciendo un llamamiento conjunto al CNT para que instaure “un diálogo político nacional” con el fin de “organizar la transición en Libia”.

El presidente estadounidense Barack Obama, el primer ministro británico, David Cameron; la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy, discutieron ayer por la tarde por videoconferencia sobre la situación en Libia, informó la presidencia francesa.

Por su parte, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, se ofreció a mediar entre Kadhafi y la rebelión para evitar que Libia se transforme en un “segundo Irak” u “otro Afganistán”.

Rebeldes dicen que Kadhafi será juzgado en Libia
Ankara prevé encargarse de la administración del aeropuerto de Bengasi (este), en manos de los rebeldes, para facilitar el transporte de ayuda humanitaria a ese país.

La ciudad fue nuevamente sobrevolada por aviones de la coalición y estremecida por una serie de explosiones el domingo por la noche y el lunes por la mañana, sin que las baterías antiaéreas entraran en acción.

El domingo, los rebeldes habían tomado la localidad de Ben Jawad, después de haber recuperado el control del centro petrolero de Ras Lanuf, durante su avance con apoyo de la aviación de la coalición internacional.

Pero ayer sólo avanzaron unas decenas de kilómetros, bloqueados toda la mañana a la salida de Ben Jawad por las fuerzas gubernamentales.

Trípoli anuncia “alto al fuego” de nuevo
El régimen libio anunció haber puesto fin a su ofensiva contra Misrata (oeste) la tercera ciudad de Libia (210 kilómetros al este de Trípoli). “La seguridad” allí fue restablecida, anunció el ministro de Relaciones Exteriores sin precisar claramente si la ciudad había sido reconquistada por las tropas pro Kadhafi.

Los bombardeos en Libia seguirán estando bajo control de la coalición internacional durante 48 horas, tras lo cual la OTAN asumirá la dirección efectiva de las operaciones, informó la Alianza, cuyos aviones efectuaron su primera misión en Libia el domingo.

La OTAN ya tomó a cargo el embargo naval para evitar el tráfico de armas y el envío de mercenarios a Libia.

Obama: Frenamos una masacre
El presidente Barack Obama dijo ayer a los estadounidenses que sus acciones frenaron una “masacre” en Libia, pero advirtió que una campaña militar para derrocar a Muamar Kadhafi podría repetir el baño de sangre y el sufrimiento de Irak.

Obama montó una firme defensa de su decisión de lanzar ataques aéreos e instaurar una zona de exclusión aérea como parte de una coalición internacional para proteger a los civiles, luego de que el tambaleante hombre fuerte del país árabe amenazara a su propio pueblo con un baño de sangre.

Justificó la operación como vital para defender los “intereses y valores” de Estados Unidos, rechazó reclamos de que había sido demasiado lento para actuar, y dejó en claro que el futuro papel de Estados Unidos sería limitado.

Precisó que no tuvo elección sino la de actuar con sus socios internacionales luego de que Kadhafi rechazó un ofrecimiento para detener su “campaña de muertes” y sus fuerzas avanzaron hacia la ciudad clave de Bengasi.

“Kadhafi declaró que no mostraría piedad a su propio pueblo. Lo comparó con ratas, y amenazó con ir puerta a puerta para castigar”, dijo Obama.