• NUEVA YORK |
  • |
  • |
  • AFP

El precio del petróleo subió hoy en Nueva York, con el barril de referencia ganando 81 centavos a 104,79 dólares, poniendo fin a una serie de tres bajas consecutivas, en momentos de incertidumbre sobre la capacidad de Libia para reiniciar sus exportaciones petroleras.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del "light sweet crude" negociado en EU) para entrega en mayo terminó a 104,79 dólares, un aumento de 81 céntimos en relación al día anterior.

"Los inversores quieren saber cómo van a terminar los acontecimientos en Libia y cuándo va a volver al mercado el petróleo libio. Porque todavía hay interrogantes sobre quién va a producir, quién va a vender y quién comprará", explicó Andy Lipow, de Lipow Oil Associates.

El avance de los rebeldes en Libia dio esperanzas a los inversores de ver reanudadas las exportaciones de crudo. Los puertos petroleros de Brega y Ras Lanuf volvieron a manos de los opositores al coronel Gadafi.

El lunes la oposición dijo que proyectaba exportar petróleo en "menos de una semana" y que el órgano político que la representa había firmado recientemente un acuerdo con Qatar por el que le delegaban la comercialización del crudo.

Antes de las protestas, Libia producía 1,6 millones de barriles de petróleo diarios y exportaba 1,3 millones. "El barril cayó hasta los 102,70 dólares por una razón muy simple": un fortalecimiento del dólar y el avance de los rebeldes, subrayó Rich Ilczyszyn, de Lind-Waldock.

La cotización del barril había bajado las tres últimas jornadas tras un pico de cerca de los 107 dólares, y siguió esta tendencia hasta el mediodía de Nueva York.

Pero la situación seguía tensa en Libia. Al este, tras haber progresado rápidamente estos últimos días, los rebeldes querían tomar Syrte, la ciudad natal de Muamar Gadafi, pero retrocedieron por la oposición de las fuerzas regulares a más de un centenar de kilómetros de su objetivo, según periodistas.

"Va a ser una saga interminable, y no creo que las cosas estén arregladas en Siria, ni que hayamos dejado de oír hablar de Al Qaida en Yemen", opinó Rich Ilczyszyn.