• BUENOS AIRES |
  • |
  • |
  • AFP

Los presidentes de Argentina, Cristina Kirchner, y de Venezuela, Hugo Chávez resaltaron este martes en Buenos Aires que América del Sur resuelve sus diferendos por la vía pacífica en contraste con las potencias occidentales que intervienen militarmente en Libia.

Kirchner criticó este martes la resolución de los diferendos "a los bombazos", en alusión al conflicto de Libia, durante una declaración en la Casa Rosada (gobierno) junto a Chávez. "Cuando uno mira el mundo y observa a los presuntamente civilizados resolver las cuestiones entre países a bombazos, me siento muy orgullosa de ser sudamericana, de formar parte de la Unasur", dijo Kirchner al pronunciar un mensaje a la prensa compañía de Chávez, con quien se había reunido previamente.

La mandataria argentina aludió por primera vez al conflicto de Libia donde una coalición de países occidentales interviene militarmente contra el régimen del líder Muamar Kadhafi.

Al igual que Chávez, Kirchner contrastó que en América del Sur los diferendos se resolvieron por la vía diplomática con la mediación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en referencia a las tensiones entre Venezuela y Colombia y a la sublevación policial contra el presidente ecuatoriano Rafael Correa.

"No queremos más guerras aquí (Sudamérica), no queremos más bombas, no queremos más enfrentamientos entre nosotros, no queremos que factores extraños a nuestro continente sudamericano vengan a alterar la paz que necesitamos para seguir adelante en el proyecto de desarrollo de nuestros pueblos", comentó Chávez en su declaración a la prensa, a la que no se le permitieron preguntas.

Seguirán "abriendo nuevos espacios"
El presidente venezolano sostuvo que se seguirán "abriendo nuevos espacios" en la subrregión para "consolidar definitivamente a América del Sur como un gran territorio de paz, con una gran capacidad para solucionar nuestros conflictos en paz".

Chávez inició en Argentina una gira que lo llevará también a Uruguay, Bolivia y Colombia, cinco días después del fin de la primera visita del presidente estadounidense Barack Obama a América Latina, que incluyó Brasil, Chile y El Salvador, y estuvo marcada por el inicio de la acción militar liderada por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia en Libia.

Obama obtuvo un acercamiento con la nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, con quien Chávez aún no se reunió, después de un breve intercambio que mantuvieron el primero de enero en Brasilia, tras la ceremonia de transferencia del mando.

Chávez afirmó que con Cristina Kirchner revisaron "convenios de cooperación política, social y económica, así como de inversiones, y vamos a firmar nuevos convenios para fortalecer esa integración y consolidar nuestra América del Sur como territorio de paz".

Ambos presidentes se dirigieron luego a la planta del astillero estatal Tandanor donde se firmó un convenio para la fabricación de 16 barcazas-tanques para la petrolera venezolana PDVSA y otro a nivel ministerial por el cual Caracas importará automóviles argentinos por unos 200 millones de dólares.

Convenios permitirán aumentar las ventas argentinas a Venezuela

Entre otros acuerdos, Argentina además venderá a Venezuela equipamiento médico para hospitales, para medicina nuclear y medicamentos oncológicos. "Estos convenios permitirán aumentar considerablemente las ventas argentinas a Venezuela, que en 2010 fueron de más de 1.400 millones de dólares. En el caso de los vehículos implican operaciones por unos 200 millones de dólares, lo que posibilitará incrementar en casi 30% las exportaciones de origen industrial a ese país", dijo la ministra argentina de Industria, Débora Georgi.

Luego Chávez y Kirchner compartíeron un almuerzo en la sede de la cancillería, mientras el visitante más tarde recibía en la Universidad estatal de la ciudad bonaerense de La Plata (62 km al sur) un polémico premio a la Libertad de Prensa.

La visita de Chávez a Argentina se produce como parte de un mecanismo de reuniones trimestrales entre sus mandatarios para fortalecer, según dijo el visitante, "el eje Buenos Aires-Caracas".