•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Universidad de Virginia Tech deberá pagar 55.000 dólares por no dar los avisos oportunos sobre el tiroteo que se produjo en el campus universitario en 2007 y que acabó con 33 muertos, informó hoy el Departamento de Educación de EE.UU..
Se trata de la mayor multa posible al acusar las autoridades de EE.UU. a la Universidad de no advertir "a tiempo" a los estudiantes tras el primer tiroteo en la residencia West Ambler Johnston, donde se produjeron dos muertos.
Posteriormente, el atacante, identificado como Cho Seun-Hui y de 23 años, se dirigió al Norris Hall dos horas después donde continuó con sus disparos indiscriminados que mataron a 30 personas más y tras lo cual se descerrajó un tiro a sí mismo.
La acusación señaló que Virginia Tech no cumplió la ley Clery de 1990 que exige que las autoridades universitarias revelen de manera "oportuna" información acerca de crímenes sucedidos dentro o cerca de los campus.
El abogado de dos de las familias que están demandando a la Universidad aseguraron que las autoridades de Virginia Tech no ofrecieron información crucial sobre los primeros dos asesinatos.
"En lugar de decir la verdad, enviaron una advertencia media, y decidieron decir a la facultad y a los estudiantes lo menos posible", explicó el abogado Robert Hall.
La Universidad, sin embargo, ya ha anunciado que apelará la decisión.
"Creemos que los administradores de Virginia Tech actuaron de manera apropiada en respuesta a los trágicos sucesos del 16 de abril de 2007, basados en la mejor información disponible por ellos en ese tiempo", afirmó Larry Hincker, portavoz del centro educativo en un comunicado.
Lo ocurrido en Virginia Tech, con un saldo total de 33 muertos y 23 heridos, es la segunda matanza más grave ocurrida en una institución educativa en la historia de Estados Unidos, después de la de 1927 en la escuela Bath en Michigan.