• REDACCIÓN INTERNACIONAL / AGENCIAS |
  • |
  • |

Los aliados de la coalición internacional en Libia mostraron ayer martes, en Londres, un frente unido para el futuro en el país africano, en el que no hay lugar para el actual líder Muamar Kadhafi.

Reunidos en Londres, los ministros de Relaciones Exteriores de 36 países y representantes de la ONU, de la OTAN, de la Liga Árabe, de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) y de la Unión Europea (UE), acordaron también establecer oficialmente un "Grupo de contacto" para dirigir políticamente la operación internacional, cuya primera reunión se celebrará "lo antes posible" en Qatar.

"Kadhafi y su régimen han perdido totalmente su legitimidad, y deberán rendir cuentas por sus acciones", señala la declaración final de la conferencia que el ministro anfitrión, William Hague, describió como "una presión internacional sumamente fuerte para que se vaya".

"No hay futuro para Libia con Kadhafi al mando, o tratando de aferrarse al poder", agregó Hague en la rueda de prensa final, sin descartar del todo la posibilidad de un plan de exilio, mencionada por varios ministros.

Hague reiteró que el líder libio debe rendir cuentas ante la Corte Penal Internacional (CPI) por sus crímenes, e indicó que el Reino Unido no participaba en buscarle un destino, aunque agregó que "eso no impide que otros lo hagan".

El jefe de la diplomacia italiana, uno de los primeros en mencionar un posible exilio la semana pasada, indicó que el apoyo de los participantes a la partida de Kadhafi fue "unánime".

Posibles destinos
"No hay todavía una propuesta formal (para acogerlo), ningún país la ha formulado, ni siquiera los africanos que talvez estén dispuestos a hacerlo", agregó, sin embargo, cuando analistas en Londres mencionaban como posibles destinos Zimbabue, Burkina Faso e incluso Venezuela.

Aunque tampoco está previsto por las resoluciones de la ONU, Francia se declaró dispuesta a discutir con sus aliados una ayuda militar a los rebeldes, según dijo su ministro de Exteriores, Alain Juppé.

La propuesta fue criticada, entre otros, por el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, quien dijo que la Alianza atlántica, que acaba de asumir el mando de la operación militar, está "para proteger a las poblaciones, no para armarlas".

Entre tanto, las potencias prometieron continuar sus operaciones militares hasta que Kadhafi "cumpla plenamente" con las exigencias de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, como dijo la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton.

El nuevo Grupo de contacto se encargará de "proveer liderazgo y una dirección política global al esfuerzo internacional", en estrecha colaboración con la ONU, la Liga Árabe, la OIC y la Unión Africana, que brilló por su ausencia en la reunión.

Rebeldes frenados
En tanto, los misiles Grad de las fuerzas kadhafistas han contenido el avance de los rebeldes hacia el oeste, y han conseguido hacerles retroceder hasta Ras Lanuf, frustrando así su progresión hacia Sirte, bastión de los leales al líder libio Muamar Kadhafi.

"Los rebeldes se han replegado a Ras Lanuf para cobijarse de los misiles Grad que están lanzando las fuerzas de Kadhafi ", anunció a EFE el portavoz de los revolucionarios, Mohamed Kablan, que mantuvo contacto telefónico con algunos de los combatientes.