•   Tegucigalpa  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Medio centenar de manifestantes fue detenido hoy en la jornada de protestas que se vivió en Honduras al cumplirse la tercera semana de una huelga de maestros apoyada por seguidores del ex presidente Manuel Zelaya, informó la Policía.

Los detenidos suman 49, dijo a periodistas el portavoz de la Policía, Leonel Sauceda, quien resumió que hubo bloqueos de vías públicas en Tegucigalpa y tramos carreteros en al menos siete de los 18 departamentos del país.

Precisó que 41 personas fueron detenidas en desalojos ejecutados por la Policía en tramos carreteros del departamento de Cortés (norte), cinco en Tegucigalpa y tres en Planes (Colón, Caribe).

En algunos casos los desalojos fueron voluntarios pero en otros la Policía usó bombas lacrimógenas y chorros de tanqueta de agua.

Los detenidos serán acusados ante la justicia de "daños, sedición afectar la libre circulación y lesiones", dijo el portavoz policial. Aseguró que en Planes nueve policías fueron lesionados por manifestantes con piedras y palos en las extremidades inferiores, aunque no dio una cantidad de heridos de ambas partes registrada en los distintos desalojos.

Usan armas de fuego en Planes
Medios locales aseguraron que en Planes tanto las fuerzas de seguridad como campesinos que apoyaban a los maestros usaron armas de fuego y que al menos dos reporteros sufrieron golpes.

La jornada de protestas fue convocada en apoyo a los profesores por el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), integrado por seguidores de Zelaya, derrocado en 2009 por un golpe de Estado.

El FNRP denominó a la jornada "paro cívico nacional", que en la práctica se limitó a las ocupaciones parciales en Tegucigalpa e interior del país, que fuera de eso mantiene su actividad normal.

En las manifestaciones participaron docentes, miembros del FNRP, estudiantes y sindicalistas de instituciones públicas, entre otros.

Los profesores declararon la huelga indefinida el pasado día 9 contra una ley de descentralización educativa y en exigencia de solución de la crisis financiera de su fondo de pensiones, entre otras demandas.

El Gobierno de Porfirio Lobo declaró ilegal la huelga el fin de semana pasado y amenaza con suspender a los maestros que no se reintegren a clases esta semana y con despedir a los que no lo hagan a partir del próximo martes.