•   LA HABANA / EFE  |
  •  |
  •  |

El ex presidente de EU, Jimmy Carter, finalizó ayer la visita a Cuba donde se reunió con sus principales autoridades y con la disidencia, y abogó por la normalización de las relaciones entre Washington y La Habana, enfrentados desde hace medio siglo.

“Hay muchas cosas que pueden hacerse entre los dos países para llegar a relaciones normales de todas las formas posibles”, sostuvo Carter, que pidió el fin del embargo económico de EU a la isla y defendió más libertades en Cuba.

En sus tres días de visita a La Habana, Carter, de 86 años, desarrolló una intensa actividad donde ha podido hablar prácticamente con todos y de todo, a juzgar por el número de reuniones que ha mantenido y la diversidad de temas tratados.

A pesar de que esta visita se ha presentado como “privada”, el ex Presidente norteamericano ha sido recibido por los principales líderes del país, entre ellos el presidente Raúl Castro, con quien se ha visto varias veces en estos días incluyendo una larga reunión de seis horas.

También se entrevistó durante una hora con Fidel Castro y conversaron como “viejos amigos”, en palabras de Carter, que sumó a sus contactos oficiales al presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón; al canciller Bruno Rodríguez; al cardenal Jaime Ortega y a líderes de la comunidad judía.

Además, pudo hablar con una veintena de disidentes, entre ellos ex presos políticos del Grupo de los 75, las Damas de Blanco, la reconocida bloguera Yoani Sánchez y opositores como Osvaldo Payá y Elizardo Sánchez.

No faltó una visita a su compatriota Alan Gross, el contratista de 61 años recientemente condenado en Cuba a 15 años de cárcel por participar en “planes subversivos” contra la Isla y cuyo caso ha aumentado la tensión entre La Habana y Washington.

Carter se ha interesado por el Plan de Reformas Económicas emprendido por el Gobierno de Raúl Castro, por el VI Congreso del Partido Comunista y por el proceso de excarcelaciones de presos políticos abierto el año pasado.

También ha escuchado las opiniones de la disidencia sobre la situación de los derechos humanos y las libertades en el país.

Tras recabar todas estas opiniones, Carter ofreció una conferencia de prensa antes de partir en la que abogó por el fin del embargo económico, pidió eliminar las restricciones que impiden a los estadounidenses viajar a la isla así como sacar a Cuba de la lista que confecciona EU sobre países patrocinadores del terrorismo.