•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Costa Rica movilizó este miércoles el primer contingente de su nueva Policía de Fronteras, integrado por 153 oficiales que empezaron a prestar vigilancia en varias zonas limítrofes con Nicaragua, tras el incidente diplomático entre los dos países.

El nuevo contingente policial velará por que "la bandera de Costa Rica no vuelva a ser arriada por tropas extranjeras", afirmó la presidenta costarricense Laura Chinchilla en el acto oficial que tuvo lugar en el poblado de Los Chiles, cercano de la frontera con Nicaragua.

"Se trata de vernos a nosotros mismos con una mayor dosis de dignidad... capaces de hacernos cargo de aquellas condiciones mínimas de protección de nuestro territorio y defensa nacional", afirmó la mandataria, quien prometió que otro contingente similar estará preparado hacia mediados de año.

Costa Rica, que carece de ejército desde 1949, enfrentó la peor crisis diplomática con Nicaragua entre octubre del año pasado e inicios de marzo, debido a la disputa de un pequeño territorio fronterizo.

El gobierno de San José denunció que Nicaragua había invadido con sus tropas la denominada "isla Calero", que es un humedal en la desembocadura de dos ríos en el mar Caribe, lo que provocó una denuncia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya.

El tribunal dictó medidas cautelares el pasado 8 de marzo, que implican el retiro total de fuerzas militares, policiales o civiles de la zona, de ambos países, mientras resuelve la disputa de fondo.

En el marco de esa disputa diplomática, el gobierno costarricense decidió crear la nueva policía, que ha empezado a desempeñar sus funciones de vigilancia en la zona limítrofe con Nicaragua y que también lo hará en la frontera con Panamá.

Los 153 policías han recibido capacitación en operaciones rurales, manejo de armas, primeros auxilios, GPS y cartografía, patrullaje de combate y operaciones de alto riesgo, manejos de explosivos y acondicionamiento físico, precisó el ministerio de Seguridad Pública, José María Tijerino.

El grupo ha sido dotado de radios de comunicación, vehículos rurales, teléfonos fijos y celulares, computadoras y otros equipos, que en conjunto tuvieron un costo cercano a 1 millón de dólares, según los informes oficiales.