•   Washington / EFE  |
  •  |
  •  |

Un senador del Partido Republicano recomendó que el presidente Barack Obama envíe tropas a Libia y suministre armas a los rebeldes, mientras que un representante del mismo partido argumentó que Estados Unidos debe conocer mejor a los revolucionarios libios antes de armarlos.

El senador de Carolina del Sur, Lindsey Graham, dijo en el programa “Face the Nation” de la cadena CBS de televisión que la estrategia que conduce Obama en Libia “es confusa para la ciudadanía, desmoralizante para nuestros aliados y alentadora para nuestros enemigos”.

“Esta estrategia nos conducirá a un estancamiento”, añadió Graham, quien opinó que Estados Unidos debería enviar tropas a Trípoli que ataquen directamente a Muamar Gadafi, y debería dar armas a los adversarios del líder libio “si eso tiene sentido”.

La coalición que en marzo, encabezada por Estados Unidos inició ataques contra Libia, debería apuntar sus operaciones aéreas sobre la capital libia “donde están ubicados Gadafi y sus seguidores más cercanos”, opinó Graham, que es miembro del Comité de Fuerzas Armadas en el Senado.


Quebrar círculo de Gadafi

“La manera de poner fin a esta guerra, es quebrando el círculo más allegado a Gadafi, y la manera de lograrlo es atacarlos directamente”, añadió.

Pero, el representante republicano Mike Rogers, de Michigan, quien preside el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, dijo en el programa “Meet the Press” de la cadena NBC de televisión, que Washington y sus aliados deben saber mucho más acerca de los rebeldes libios antes de armarlos para que combatan a las fuerzas de Gadafi.

Rogers señaló que puede haber grupos vinculados con Al Qaeda entre los rebeldes y que la coalición, encabezada ahora por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), debería proceder con cautela antes de pertrecharlos.

El representante republicano admitió que si hubiese un estancamiento del conflicto en Libia, Gadafi podría recurrir a “medidas extremas” contra sus adversarios como el uso de armas químicas. “La permanencia de Gadafi en el poder no es una opción”, señaló Rogers.