•   Washington / EFE  |
  •  |
  •  |

Un grupo de ocho líderes republicanos de la Cámara de Representantes de EU., pidió al presidente Barack Obama que extienda el despliegue actual de 1,200 efectivos de la Guardia Nacional en la frontera sur, ante la narcoviolencia en la zona.

El despliegue actual de la Guardia Nacional en la frontera del suroeste de Estados Unidos, donde dan apoyo logístico y de vigilancia a la Patrulla Fronteriza, comenzó en septiembre de 2010 y debe concluir el próximo 30 de junio.

Sin embargo, el grupo de legisladores, encabezado por el republicano Peter King, Presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara Baja, considera necesario mantener a la Guardia Nacional allí, en no revertir los esfuerzos para resguardar la seguridad fronteriza.

“Le escribimos hoy en busca de su apoyo para asegurar que los esfuerzos en marcha para asegurar nuestra frontera del suroeste no se reviertan por la creciente violencia de los carteles de la droga mexicanos que operan a lo largo de la frontera”, dijeron los legisladores en una carta enviada hoy a Obama.

“Pedimos que la Guardia Nacional permanezca en la frontera del suroeste hasta que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) pueda tomar pleno control de la misión y contrate y capacite a suficiente personal para reemplazar a los 1,200 soldados” en la frontera, explicaron.

Operación Falange
Los legisladores señalaron que los soldados de la Guardia Nacional, desplazados en Arizona, California, Nuevo México y Texas, han contribuido a multiplicar los esfuerzos de la llamada “Operación Falange” contra el trasiego de drogas y personas, y otras actividades ilícitas.

“La Guardia Nacional ha demostrado que está bien equipada para proveer el apoyo necesario a las autoridades policiales civiles, y tiene experiencia y destrezas para la seguridad fronteriza”, incluyendo la vigilancia de la zona y análisis de investigaciones criminales, señaló la misiva.

Citando cifras del DHS, los legisladores indicaron que, durante su despliegue actual, la Guardia Nacional ha contribuido en la confiscación de más de 6,356 kilos de drogas y en el arresto de 7,000 inmigrantes indocumentados.

Sin embargo, los legisladores manifestaron preocupación de que los soldados de la Guardia Nacional se retiren de la zona “antes de que un número suficiente de agentes de la Patrulla Fronteriza hayan sido contratados y capacitados para reemplazarlos” en esas tareas de vigilancia.

Hoy, durante un foro sobre seguridad fronteriza, la titular del DHS, Janet Napolitano, dijo que la frontera está más segura que nunca, y que quienes se empeñen en decir lo contrario, buscan “sumar puntos políticos” y perjudican a la economía en la zona fronteriza.