•   Lima  |
  •  |
  •  |
  • AP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo el martes a su llegada a esta capital que Colombia ''pisoteó'' el derecho internacional al violar la soberanía ecuatoriana y que si ello queda impune se sentará un peligroso e ''intolerable'' precedente en la región.

''Esto es un problema regional. Si queda este acto en la impunidad toda la región estará en peligro, porque más tarde la víctima puede ser Perú, puede ser Brasil, puede ser Venezuela, puede ser Bolivia, puede ser cualquiera de nuestros países'', dijo Correa, en una improvisada rueda de prensa en la base aérea Grupo Número Ocho, contigua al aeropuerto de Lima.

Correa inició en Perú una gira que también lo llevará a Brasil, Venezuela, Panamá y República Dominicana para explicar la crisis surgida con Colombia a raíz de que tropas colombianas ingresaran el pasado 1 de marzo a territorio ecuatoriano para atacar a guerrilleros de las FARC.

El mandatario arribó en un avión comercial ecuatoriano en vuelo especial, acompañado de una treintena de periodistas, y fue recibido en la zona militar contiguo al aeropuerto internacional Jorge Chávez.

Correa, vistiendo un traje oscuro, descendió lentamente las escalerillas del avión, recorrió una alfombra roja y recibió los honores de la guardia militar peruana que lo aguardaba.

''El asunto es muy claro, el territorio ecuatoriano ha sido bombardeado, sé que ha sido por una causa que para el gobierno de Colombia es justa, pero el territorio ecuatoriano ha sido bombardeado, ese es el gran problema'', dijo el martes a la prensa el embajador ecuatoriano en Lima, Diego Ribadeneira, al recalcar la posición de su país.

Un grupo de militares colombianos incursionó el sábado más de 1.500 metros en territorio ecuatoriano al atravesar ilegalmente el río Putumayo, fronterizo con Colombia, al noreste del Ecuador, arrasó con un campamento de la guerrilla de las FARC, y dejó 21 muertos, entre ellos el número dos del movimiento armado, Raúl Reyes, y tres mujeres rebeldes heridas.

La operación militar detonó el rechazo ecuatoriano, que rompió relaciones diplomáticas con Colombia, expulsó al embajador colombiano en Quito, Carlos Holguín, y levantó la amenaza de un desencadenamiento de una guerra en la región al movilizar sus tropas a la frontera.

El comandante ecuatoriano de la zona fronteriza con Colombia, general Fabián Narváez, informó a la prensa de su país que el martes se encontraban en la zona de frontera 3.200 soldados, y un grupo de ellos se desplazó al borde mismo del río Putumayo.

La acción de Colombia también le abrió otro frente al presidente Alvaro Uribe al provocar una reacción del gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez que apoyo inmediatamente a Ecuador, y envió el domingo a 10 batallones militares a la frontera con Colombia, y el lunes por la tarde expulsó al embajador colombiano en Caracas, Fernando Marín.

El incidente también generó exhortaciones en la región por una explicación y disculpa formal a Ecuador de parte de Colombia, además la OEA convocó a una reunión de urgencia el martes en Washington, y países como Argentina, Brasil, Chile y México se ofrecieron como mediadores en el apaciguamiento de la zona.

En tanto, Colombia, tras una tibia excusa inicial por la incursión, arremetió luego contra los gobiernos de Venezuela y Ecuador al aducir que ambos estados colaboraban con las FARC, y presentó supuestas pruebas de intercambio de mensajes y la visita de un emisario.

En Quito, el ministro de Seguridad, Gustavo Larrea, reconoció el lunes que se había reunido con Reyes en los primeros días de enero ''fuera de Colombia y fuera del Ecuador'', con el objetivo de expresar a las FARC el ''interés de que se liberen a los tres norteamericanos secuestrados, tres policías, tres militares e Ingrid Betancourt''.

Correa dijo el lunes por la noche que Colombia puso en riesgo una eventual liberación de más rehenes capturados por las FARC.

Correa luego de visitar Lima tenía previsto viajar a Brasil para mantener una reunión el miércoles con el mandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

Agregó que entre el miércoles y jueves visitará Venezuela y Panamá, para participar el viernes en la reunión del Grupo de Río en Santo Domingo, República Dominicana.