•   SANÁ / EFE  |
  •  |
  •  |

Al menos cuatro personas murieron y 27 resultaron heridas en un enfrentamiento ayer en Saná entre militares opositores y una delegación de la tribu del presidente yemení, Alí Abdalá Saleh, que pretendía mediar con los manifestantes acampados en el centro de la capital.

Según aseguraron varios testigos a EFE, un grupo de jeques de la tribu Shabuan, a la que pertenece Saleh, acompañados de guardaespaldas armados intentaron acceder a la Plaza “Al Tagir” (el cambio en árabe), donde se concentran miles de manifestantes, para mediar en el conflicto entre el régimen y la oposición.

Cuando se aproximaban a la plaza por uno de los accesos, controlados por militares seguidores del hermanastro de Saleh, Ali Mohsen, que se unió a las filas de la oposición el pasado 21 de marzo, se produjo un tiroteo entre los soldados y los guardaespaldas.

Al parecer, la delegación viajaba en 10 vehículos sobre los que había varias fotografías del presidente, por lo que varios manifestantes comenzaron a lanzar piedras contra la comisión negociadora, a lo que los guardaespaldas respondieron con disparos, según el relato de las fuentes.

Conforme a esta versión, los militares respondieron a su vez abriendo fuego contra la delegación, que abandonó el lugar.

Una fuente del Ministerio de Interior precisó que tres de los muertos y 15 de los heridos son seguidores de la coalición opositora que dirige las protestas, mientras que la otra víctima mortal y el resto de los heridos formaban parte del grupo negociador.

Más sangre derramada
En tanto, en otro enfrentamiento entre partidarios y detractores del régimen que se manifestaban ayer en las calles de la ciudad de Taez, en el sur de Yemen, causó 37 heridos, revelaron a EFE fuentes médicas.

Fuentes de la oposición, por su parte, aseguraron a EFE que otras 400 personas fueron atendidas por asfixia tras inhalar el humo de los gases lacrimógenos empleados por la policía para dispersar a los manifestantes que pedían la renuncia del presidente.
Los hechos sucedieron cuando los participantes en dos manifestaciones multitudinarias, una a favor de Saleh y otra en contra, se enfrentaron de forma violenta, y se produjo la intervención del Ejército.

Las fuerzas de seguridad dispararon al aire y lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a la multitud. Los 37 heridos fueron llevados a los hospitales y atendidos por contusiones causadas por piedras y así como por heridas de bala de carácter leve.