•   TRÍPOLI / AGENCIAS  |
  •  |
  •  |

El líder libio Muamar Kadhafi instó en una carta enviada al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a poner fin a los ataques llevados adelante por la OTAN en el espacio aéreo libio, según declaraciones de un funcionario estadounidense.

En el escrito, Kadhafi habla de una “guerra injusta” contra su país. “Lo que nos han hecho sus palabras y sus hechos nos ha causado más sufrimiento moral que físico”, decía el texto, según la fuente.

“A pesar de todo, usted siempre seguirá siendo nuestro hijo”, añadía. La Casa Blanca había confirmado poco antes haber recibido un mensaje de Kadhafi, si bien el portavoz Jay Carney destacó que no se trataba del primero.

A pesar del papel que asumió Estados Unidos dentro del conflicto y del ataque de las fuerzas internacionales contra Libia, Kadafi dijo a la emisora CNN que tenía la esperanza de que Obama fuese reelegido el próximo año.

“Usted es un hombre que tiene el coraje de anular una acción equivocada”, alentaba el libio, que ya antes se había dirigido a Obama con un tono paternal.

OTAN defenderá a rebeldes en Misrata
La OTAN, acusada de inoperancia por los insurgentes, prometió ayer miércoles proteger a los habitantes de Misrata, ciudad del oeste de Libia bombardeada por las fuerzas de Muamar Kadhafi, al que Estados Unidos pidió “actos y no palabras” y el “fin de la violencia”.

La OTAN “hará todo para proteger a los civiles de Misrata”, asediada desde hace más de 40 días por los pro Kadhafi, declaró a la AFP la portavoz adjunta de la OTAN, Carmen Romero.

No obstante, en Nápoles, un responsable de la Alianza Atlántica advirtió de la dificultad de la tarea, asegurando que las fuerzas leales al coronel Kadhafi están usando a civiles a modo de escudos.

“Las fuerzas gubernamentales libias emplean ahora tácticas no convencionales, se mezclan en las carreteras con el tráfico normal y emplean civiles como escudos para poder avanzar”, declaró a la prensa el contralmirante británico Russ Harding, comandante adjunto de la operación “Protector Unificado”.

La OTAN, que el 31 de marzo tomó el relevo de la coalición internacional, multiplicó las explicaciones un día después de que la rebelión la criticara severamente.
El jefe militar de los rebeldes, el general Abdel Fatah Yunes, acusó el martes a la OTAN de “dejar morir a los habitantes de Misrata”.

“Misrata es, efectivamente, nuestra prioridad número uno”, aseguró Carmen Romero. “El lunes efectuamos bombardeos alrededor de la ciudad, atacando equipos del ejército de Kadhafi”, destacó la portavoz.

En el plano diplomático, la Casa Blanca lanzó una nueva advertencia a Kadhafi, confirmando que éste había enviado un mensaje al presidente Barack Obama sin divulgar el contenido de la misiva.

“Podemos confirmar que hay una carta, obviamente no es la primera”, dijo el portavoz del presidente, Jay Carney.

Recordó que Obama dejó claro hace varias semanas que un alto el fuego en Libia dependerá de “actos y no palabras” y de “el cese de la violencia”.

Al mismo tiempo, un ex parlamentario estadounidense anunció que se encontraba en Libia por invitación del entorno de Kadhafi. “Nuestro objetivo es ver al coronel Kadhafi hoy (ayer miércoles) y convencerlo de que deje el poder”, escribió el republicano Curt Weldon en el New York Times.

La administración Obama subrayó que se trata de una iniciativa privada.
La OTAN efectuó el lunes 14 bombardeos en la zona de Misrata, incluyendo contra las defensas antiaéreas y los tanques de las fuerzas de Kadhafi.

“Las operaciones siguen al mismo ritmo” y “la precisión de nuestros ataques no ha cambiado”, precisó Romero.

El ministerio británico de Defensa anunció que su aviación bombardeó seis vehículos blindados y seis tanques del ejército libio en las regiones de Misrata y Sirte (centro-norte).

El ministro francés de Defensa, Gerard Longuet, dijo por su lado que los rebeldes libios podrán abastecer por mar la ciudad de Misrata, y prometió que la coalición trabajará para que “en ningún momento los medios militares de Kadhafi puedan impedirlo”.