•   Bogotá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El número dos de las FARC, Raúl Reyes, buscaba una reunión con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para resolver la situación de la rehén Ingrid Betancourt, en momentos en que fue abatido por tropas colombianas en Ecuador, dijo el martes la guerrilla que anunció su sucesor.

"El comandante (Raúl Reyes) cayó cumpliendo la misión de concretar a través del presidente (venezolano Hugo) Chávez, una entrevista con el presidente Sarkozy, donde se avanzara en encontrar soluciones a la situación de Ingrid Betancourt y al objetivo del intercambio humanitario", precisa.

En su comunicado, de fecha dos de marzo, los miembros del Secretariado -mando central- de esa guerrilla añaden que las circunstancias de la muerte de Reyes "golpearon de gravedad las posibilidades del intercambio humanitario y anularon la salida política al conflicto".

El martes, el portavoz de la presidencia francesa, David Martinon, aseguró que Sarkozy sigue "dispuesto a ir a la frontera" entre Venezuela y Colombia si ello contribuye a la liberación de Betancourt reiterando el ofrecimiento hecho por el mandatario francés hace una semana.

"Esta posibilidad fue discutida con el presidente (venezolano Hugo) Chávez durante la visita del ministro francés de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner, a Caracas (en febrero) y sigue vigente", aseguró Martinon.

Mientras, el ministerio francés de Relaciones Exteriores recordó que las autoridades colombianas "estaban al tanto" de los contactos de Francia, España y Suiza con Reyes. "En el marco de la facilitación que hacíamos, teníamos contactos con Raúl Reyes y puedo decirles que los colombianos estaban al tanto", dijo la portavoz Pascale Andreani.

El lunes, el canciller francés Bernard Kouchner manifestó el temor que la muerte de Reyes resultare "una mala noticia" para los rehenes en Colombia. "Evidentemente, no es una buena noticia que el hombre con el que hablábamos, el hombre con el que teníamos contactos, haya sido muerto", dijo.

Ese día, el presidente ecuatoriano Rafael Correa también señaló que el ataque colombiano contra las FARC en su país frustró la liberación de doce rehenes de la guerrilla, entre ellos Betancourt que, según él, se iba a concretar en marzo en suelo ecuatoriano.

Ecuador señaló que los contactos que venía sosteniendo con ese grupo, y que Bogotá denunció como vínculos Correa-FARC, estaban orientados hacia la entrega de los rehenes, y que en los mismos incluían a Francia.

Los rebeldes invitan en su declaración a los presidentes de Venezuela, Francia, Ecuador, Nicaragua, Argentina y Bolivia, así como a los familiares de los secuestrados en su poder, "a continuar luchando por el despeje (militar de los municipios) de Florida y Pradera", que exigen para un canje de rehenes por rebeldes presos.

Además, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron que Joaquín Gómez -un curtido jefe rebelde que fungió como uno de los voceros del grupo durante frustrados diálogos de paz en el gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002)- reemplazará a Reyes en la cúpula de siete integrantes del mando central de las FARC.

Con estudios de ingeniería en la antigua Unión Soviética, Milton de Jesús Toncel -verdadero nombre de Gómez- comanda el poderoso Bloque Sur de las FARC. Por la captura de Gómez, el departamento de Estado de Estados Unidos ofrece una recompensa de 2,5 millones de dólares.

La ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, de nacionalidad colombiana y francesa, fue secuestrada por las FARC el 22 de febrero de 2003, en una carretera del sur del país y en una zona en ese entonces desmilitarizada y bajo el control de las fuerzas rebeldes para unas tratativas de paz.

Reyes, número dos de las FARC, murió el sábado en un ataque del Ejército colombiano en territorio de Ecuador. Antes de su muerte, las FARC entregaron unilateralmente a Venezuela a seis rehenes, de unos 39 que todavía pretenden canjear por 500 rebeldes presos.